El temporal engulle playas y obliga a cancelar vuelos y cerrar parques

Rachas de hasta 120 km/h tumban árboles y carteles por toda la Comunitat mientras los bomberos salvan a un bañista en Alicante

J. MARRAHÍ/R. GONZÁLEZ VALENCIA/DÉNIA.

Los efectos de la borrasca Ana ya azotan con fuerza a toda Europa. Y sus consecuencias llegaron ayer a la Comunitat Valenciana: viajeros valencianos atrapados en aeropuertos por la cancelación de vuelos, vientos de hasta 120 kilómetros por hora o playas engullidas por el fuerte oleaje en la provincia de Alicante. Mientras, los bomberos trabajaron en decenas de emergencias por la caída de árboles y carteles. En la playa del Postiguet salvaron a un bañista que se hallaba en el agua pese a las olas de casi tres metros que azotaban el litoral

Según fuentes de AENEA, entre el domingo y ayer fueron cancelados o retrasados alrededor de una veintena de vuelos procedentes de Países Bajos, Alemania, Reino Unido, Argelia y Orán con destino a los aeropuertos de Manises y El Altet. Esta situación afectó a valencianos que se habían desplazado a estos destinos durante el puente fetsivo. De igual modo, la cancelación de estos trayectos aéreos impidió salidas desde los aeropuertos valencianos.

Durante la noche y buena parte de la mañana, las rachas de viento fuertes barrieron toda la Comunitat. En puntos de Castellón como El Toro fueron de hasta 121 kilómetros por hora. En la provincia de Valencia, destacan los 83 km/h que se midieron en Buñol. Con semejante viento, los desprendimientos de árboles, carteles, toldos y elementos de fachadas fueron continuos.

Nueve trenes de Cercanías sufren retrasos por la caída de un árbol en Sollana

El Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia trabajó, entre ayer y el domingo, en decenas de emergencias por este tipo de incidentes en poblaciones como Gandia, Burjassot, Mislata, Siete Aguas o Guadassuar. Apartaron ramas que obstaculizaban caminos o retiraron elementos a punto de desprenderse.

En Sollana, la caída de un árbol en una de las dos vías de la estación provocó retrasos de hasta 45 minutos en trenes de Cercanías. El incidente se produjo poco antes de las seis de la madrugada y se vieron afectados nueve trenes, siete de ellos de la línea C1 (Valencia Nord-Gandia), la C6 (Valencia Nord-Castellón) y la C-2 (Valencia Nord- Alcúdia de Crespins). Tras la retirada del árbol sobre los tendidos eléctricos, la circulación ferroviaria recobró la normalidad alrededor de las 10 horas.

Mientras, en Ibi, los problemas llegaron a las nueve y media de la mañana. El desplome de un voluminoso cartel de tráfico sobre la autovía A-7 obligó a cortar la carretera y causó retenciones durante aproximadamente una hora. Mientras, el Ayuntamiento de Valencia ordenó el cierre de tres parques de la ciudad, el de Viveros, Marxalenes y Orriols, para evitar posibles daños a ciudadanos por la caída de árboles y ramas.

La tragedia se rozó en la playa alicantina de El Postiguet. Una persona mayor se metió en el agua para bañarse en pleno temporal y con olas de hasta tres metros. Sucedió sobre las 9.30 horas y no podía regresar a la arena. La víctima trataba en vano de alcanzar la escollera del espigón pero, una y otra vez, era arrastrada por el oleaje. Los bombetos le salvaron la vida.

En la Marina Alta, la subida del nivel del agua provocó que el mar se tragara algunas playas, como la del Portet, en Moraira. Costas la restauró meses atrás y ayer las olas volvieron a acercarse al paseo. En Blay Beach, en Dénia, cada vez que hay temporal se produce una importante pérdida de arena y así sucedió también ayer, como reconoció el edil de Medio Ambiente. «Los daños no se podrán cuantificar hasta que no vuelva a bajar el nivel», expuso. También en Benidorm, el mar engullía el arenal a primera hora de la mañana.

Una fragata fondeada

La mitad de la flota pesquera de Dénia se quedó amarrada en el puerto ante el mal estado de la mar. Sólo trabajaron unas ocho barcas de arrastre que faenan más cerca de la costa. En cambio, no salieron las que van a por marisco y a pescar la gamba roja. En Xàbia, zarparon dos embarcaciones pesqueras, pero una de ellas regresó a puerto.

También en Xàbia, un barco de la Armada Española, la fragata 'Almirante Juan de Borbón', de 147 metros de eslora, buscó refugió del temporal al abrigo del Cap Prim, cerca de Cala Blanca. La emparcación llegó por el norte antes de las 18 horas y atravesó la bahía hasta llegar al punto donde fondeó. El transporte marítimo entre Dénia y Palma de Mallorca sufrió retrasos de cuatro horas.

Fotos

Vídeos