La temperatura del Mediterráneo aumenta un grado en tres décadas

La temperatura del Mediterráneo aumenta un grado en tres décadas

Un estudio del CEAM resalta que el calentamiento puede desembocar en un incremento de los episodios de lluvias intensas y torrenciales

JUAN SANCHISValencia

Los científicos del área de meteorología de la Fundación Centre d'Estudis Ambientals del Mediterrani (CEAM) han puesto el punto sobre las ies. Un estudio firmado por Francisco Pastor, José Antonio Valiente y José Luis Palau publicado por la revista 'Pure and Applied Geophysics' revela que la temperatura del Mediterráneo se ha incrementado una media de 1,27 grados en el periodo comprendido entre 1982 y 2016. En algunos puntos el aumento alcanza los dos grados, mientras que frente a las costas de la Comunitat Valenciana el crecimiento es algo superior a un grado.

Francisco Pastor reveló que «se trata de un proceso de calentamiento muy rápido». En este sentido, el científico del CEAM apuntó que los mares presentan ciclos de unos 70 años en el que los termómetros oscilan, «pero en este periodo los registros se elevan significativamente».

El investigador llama la atención sobre el hecho de que el proceso de calentamiento ha sido más intenso en el Mediterráneo que en el Mar Negro, con una superficie mucho menor por lo que en teoría la temperatura tendría que haber aumentado con mucha mayor celeridad. Para los autores del estudio, este hecho convierte al Mediterráneo en un «punto caliente» del cambio climático.

Ante ello, en el estudio se plantea que «las estrategias de adaptación y mitigación del cambio climático en el entorno mediterráneo deben tener características propias y específicas diferentes de otras regiones del planeta».

Además, Pastor apuntó que si se divide el periodo estudiado en tres ciclos, el aumento es mucho más rápido en el segundo y tercero respecto al primero. «En los últimos diez años se ha calentado más rápido», explicó el investigador.

Una de las consecuencias posibles, según el científico del CEAM, es el incremento de los episodios de lluvias intensas y torrenciales. Pastor indicó que la relación no es directa. «Las precipitaciones se producen por distintos factores donde la temperatura del mar es uno más», afirmó. Pero resaltó su importancia, ya que es «como si añadiéramos energía a la lluvia».

El estudio señala que pese a que el aumento de la temperatura se puede deber al comportamiento cíclico del mar, «la acumulación de vapor de agua y contaminantes observados sobre la cuenca mediterránea han contribuido a la aceleración de este proceso».

El aumento de la temperatura del mar no ha sido homogéneo en la cuenca ni uniforme a lo largo del año. «Las zonas con mayores ritmos de calentamiento son la mitad este del Mediterráneo, tanto en verano como en invierno, así como grandes zonas de la cuenca occidental».

El estudio se ha realizado a partir de los datos aportados por las mediciones de los satélites, ya que ofrecen la serie de registros más completa y «son la única de abarcar toda la superficie del mar».

Fotos

Vídeos