Temor a la salida de profesionales en La Ribera

R. V. Valencia

La asociación de profesionales y ciudadanos que defiende el modelo Alzira en la gestión sanitaria Sanitat Sols Una, denunció ayer, en puertas de la reversión del departamento de la Ribera a la gestión pública, la «improvisación» en el proceso para revertir el servicio.

A través de un comunicado, ofrecieron ayer la descripción de lo que a juicio de la asociación va a suceder a partir del 1 de abril. La fecha del final de la gestión privada del departaento de La Ribera les lleva a hablar también de las consecuencias sobre el personal. Aseguran que el proceso traerá consigo «el cese de más de 300 temporales».

Una de las cuestiones que lamentan es la «falta de información» a los profesionales. A ello se añade la consideración de que el «fin del contrato de mantenimiento de muchas instalaciones nos hace temer por la correcta atención a los pacientes a pesar del esfuerzo que hagamos los trabajadores».

El aumento de las esperas para la realización de pruebas diagnósticas como las de radiología, es otra de las inquietudes mencionadas en el comunicado de Sanitat Solsuna. El escrito de la asociación también refiere que «nos prohíben las vacaciones a la mayoría en Pascua, por falta de previsión», algo a lo que añaden que «algunos serrvicios se quedan con la mitad de personal de enfermería y auxiliares».

Fotos

Vídeos