Técnicos bloquean el intento de Ribó de recibirlos en la Marina

El alcalde admite que era un «elemento simbólico» pero un concierto y motivos de operatividad obligan al traslado al muelle de cruceros

I. DOMINGO VALENCIA.

Viraje en el desembarco de los 630 inmigrantes del 'Aquarius', ya que se realizará en el muelle de cruceros y no en la Marina, tal y como había anunciado la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, el martes. La propuesta de la antigua base del Alinghi se descartó por varios motivos, entre ellos, las reticencias de los técnicos asistentes a otra reunión convocada, esta vez, en la Delegación del Gobierno en la Comunitat y en la que estuvieron presentes los diferentes ministerios implicados en el dispositivo (desde Interior y Trabajo a Fomento), representantes de la Generalitat, el Ayuntamiento de Valencia, la Fiscalía y Cruz Roja.

Los expertos alegaron cuestiones de operatividad, seguridad y mayor capacidad de calado en el atraque de los tres barcos para defender la opción del muelle de cruceros, donde podría desplegarse en mejores condiciones el operativo de ambulancias, policía o autobuses. A ello se añade el concierto que se celebrará en el auditorio de la Marina sur el sábado por la noche y también el ir y venir de estudiantes por los viajes de fin de curso.

Eso a pesar de que Ribó había admitido que la Marina era un «elemento simbólico». «Fue un sitio de grandes fastos y es bueno que sirva para ayudar a la gente», señaló tras inaugurar una exposición de Acnur en el Consistorio con motivo del Día Mundial del Refugiado que se celebrará el próximo día 20.

Fotos

Vídeos