«Si algún taxi no lleva datáfono es porque el banco todavía no se lo ha dado»

«Si algún taxi no lleva datáfono es porque el banco todavía no se lo ha dado»

El primer día en el que es obligatorio que todos los taxistas permitan el pago con tarjeta arranca con normalidad en el aeropuerto

Daniel Guindo
DANIEL GUINDOValencia

“Nadie se atreve a estar aquí esperando y que venga un cliente que quiera pagar con tarjeta y no tengas. Te tocaría dar toda la vuelta y ponerte al final otra vez”. Así resumía un taxista del aeropuerto de Valencia cómo afronta el sector la obligatoriedad de que todos los vehículos admitan desde hoy el pago con tarjeta bancaria, un servicio que hasta ahora no prestaban todos los conductores y que había originado un aluvión de quejas entre los turistas que llegan a la ciudad.

Juan Carlos, otro compañero, apuntaba que “puede que haya alguno que todavía no la tenga, como gente mayor que lleva mucho tiempo”, pero destacó que, en cualquier caso, “serán muy pocos”. En esta línea, añadió que, buena parte del sector, incluso antes de que fuese obligatorio, ya admitía tantos estos dispositivos como el pago a través del teléfono móvil. Juan, otro taxista apostado en la parada del aeropuerto a la espera de clientes, opina que, en la actualidad, el taxista que todavía no disponga de este servicio es “porque el banco todavía no le ha dado el datafono”.

Sobre las doce y media de hoy, LAS PROVINCIAS preguntó in situ a más de una decena de taxistas ubicados en el aeropuerto si permitían el pago con tarjeta y la respuesta de todos fue afirmativa. Muchos de ellos resaltaron, incluso, que ya era obligatorio.

Los visitantes que, en ese momento, aterrizaban en Manises y se disponían a coger un taxi, buena parte de ellos italianos, no tenía problemas en encontrar un taxi que admitiera el pago con tarjeta bancaria, aunque no en todos era perfectamente visible la pegatina que indica los distintos tipos de tarjeta que acepta. Sin embargo, todos los consultados por este diario destacaba que sí la aceptaba. “No sé cómo han tardado tanto en que sea obligatorio, con los avances que hay”, advertía Gloria mientras el conductor cargaba su maleta en el maletero. Esta usuaria reconocía que, en alguna ocasión, sí había utilizado algún taxi sin este servicio. “Menos mal que llevaba dinero en metálico, porque no se me ocurrió preguntarlo antes”, concluyó.

Fotos

Vídeos