La tarea que debe asumir el Consell

La consellera Carmen Montón, con gerentes y jefes de servicio de Oncología, el lunes pasado. / lp
La consellera Carmen Montón, con gerentes y jefes de servicio de Oncología, el lunes pasado. / lp

La sanidad pública tendría que absorber a cerca de 5.000 nuevos pacientes cada año si la Generalitat prescinde de la ayuda de la fundación 600 profesionales sanitarios del IVO atienden a más de 36.000 pacientes al año

D. GUINDO VALENCIA.

«Reordenar y trabajar en red». Esa es la fórmula planteada por la consellera de Sanidad, Carmen Montón, como alternativa al más que probable escenario de que la Generalitat prescinda de la asistencia proporcionada por el Instituto Valenciano de Oncología (IVO). De momento no se ha concretado ni un refuerzo de plantilla ni de equipamientos médicos para absorber a los cerca de 5.000 pacientes nuevos que cada año viene atendiendo esta fundación sin ánimo de lucro (concretamente, el año pasado contó con 4.759 nuevos usuarios, 4.156 de ellos vecinos de la Comunitat, en su gran mayoría de la provincia).

En total, el último ejercicio, los alrededor de 600 profesionales sanitarios del IVO (entre personal facultativo, enfermería, auxiliares y técnicos) atendieron a más de 36.000 pacientes, cerca de 7.300 urgencias y casi 5.000 intervenciones quirúrgicas, mientras que el hospital de la fundación contabilizó casi 33.200 estancias; un volumen de asistencia centrada en la oncología que, progresivamente, recaería en la sanidad pública. De ser así, y sin un refuerzo importante de facultativos y demás personas sanitario, será difícil que estas atenciones no contribuyan a incrementar las esperas de los pacientes, al menos en algunas de las especialidades. Y no sólo influye la cantidad.

Si finalmente se rompiera la relación con el IVO, los pacientes de la sanidad pública también perderían la asistencia de un centro de referencia en materia oncológica, ya que el IVO destaca, entre otras cuestiones, por su laboratorio de biología molecular especializado en análisis genéticos a nivel de prevención (cáncer hereditario), sus técnicas quirúrgicas como la cirugía oncoplástica de mama, o su técnica para la detección del ganglio centinela en cáncer de mama, melanoma y próstata.

Fotos

Vídeos