El TSJ suspende otra semana las actuaciones judiciales en ocho juzgados de Civil

Visita a las nuevas dependencias.
Visita a las nuevas dependencias. / lp

Cuatro de los órganos sólo celebrarán juicios, mientras el alto tribunal exige a la conselleria que informe por escrito de que la sede es segura

A. RALLO VALENCIA.

El TSJ acordó ayer prorrogar la suspensión de la actividad judicial en ocho juzgados de Primera Instancia hasta el próximo 24 de septiembre. Estos órganos acumularán otra semana más de inactividad como consecuencia del incendio del pasado domingo. Se trata de los cuatro dependencias directamente afectadas por el fuego (del 1 al 4) y aquellas que se encuentran en una zona muy próxima (5, 6, 7 y 10) que también se han visto perjudicadas. Los titulares de estas últimas sí celebrarán los juicios que ya tuvieran previstos, aunque no atenderán al público hasta que no dispongan de una nueva sede provisional. Su ubicación -será necesario trasladar el mobiliario y equipamiento- se conocerá el próximo lunes.

La presidenta del alto tribunal, Pilar de la Oliva, y el juez decano, Pedro Viguer, visitaron ayer junto a los jueces de los juzgados calcinados por el incendio las dependencias en las que serán realojados. Les acompañaba el secretario judicial coordinador, Rafa Lara. Coincidieron allí con el decano de los abogados, Rafael Bonmatí; la responsable de los procuradores, Laura Oliver y la de los graduados sociales, Carmen Pleite. Por la mañana, en la Conselleria se celebraba el Comité de Seguridad y Salud que analizaba las últimas novedades del edificio. La consellera Bravo acudió a la Ciudad de la Justicia horas más tarde. Lo hizo sola. Fuentes judiciales han subrayado estos días la falta de sintonía entre ambas instituciones. El lunes, no obstante, se ha convocado una reunión informativa con todos los operadores jurídicos.

Compromiso por escrito

No fue esa la única circunstancia llamativa. Desde Justicia expresaron su confianza en que el próximo lunes las tareas de limpieza estén terminadas. Del mismo modo, confiaban en que el TSJ reactivara los plazos judiciales, una apuesta «razonable». La consellera ha insistido en varias ocasiones que todos los informes que maneja permiten trabajar en las instalaciones. Así lo defendió incluso cuando una treintena de funcionarios sufrió problemas respiratorios el pasado miércoles, el día de la reapertura del edificio. El TSJ resolvió entonces prorrogar la suspensión de los plazos. El edificio se desalojó. Pero a día de hoy nadie asume directamente que dio la orden de que se abandonaran las dependencias.

Pero ahora, el TSJ quiere mayor compromiso de la Conselleria de Justicia. Así, el acuerdo de la Sala de Gobierno exige a la Generalitat que, una vez terminen las tareas de limpieza, informen por escrito de que el edificio «está ya habitable y en condiciones» para que todos los operadores jurídicos regresen a sus puestos de trabajo y los ciudadanos puedan acceder «sin riesgo». El desconcierto de estas jornadas ha llegado a tal punto que mientras la Conselleria aseguraba que el funcionario que quisiera podía ir a trabajar, la Guardia Civil no permitía el acceso.

El TSJ propuso algunas medidas de choque ante las dificultades que previsiblemente se vivirán la próxima semana si finalmente el edificio abre sus puertas. Por ejemplo, se ha decidido habilitar un punto de información para el ciudadano en el hall principal de la Ciudad de la Justicia para informar del lugar donde se celebrarán las vistas. También solicitaron al Colegio de Procuradores que la presentación de escritos se presente de manera «escalonada» para evitar una sobrecarga de trabajo a los órganos judiciales.

La Sala de Gobierno presumiblemente se reunirá el lunes para adoptar una decisión acerca de si levanta la suspensión de los plazos. El informe oficial de la Conselleria de Justicia será clave.

Más

Fotos

Vídeos