El Síndic investiga las gestiones para ubicar centros de menores en Paterna, l'Eliana y Llíria

Cartel en un camión en uno de los polígonos industriales de Paterna. / lp
Cartel en un camión en uno de los polígonos industriales de Paterna. / lp

El defensor del pueblo valenciano ha abierto una queja de oficio ante las «dificultades» para instalar las residencias en los municipios

D. G.

valencia. El conflicto que ha estallado en Paterna por el proyecto de instalación de un centro de menores tutelados por la Generalitat es la gota que ha colmado el vaso de la paciencia del Síndic de Greuges. Tras el rechazo a instalar una residencia para estos niños y adolescentes en l'Eliana y las protestas que se suceden en Llíria por el mismo motivo, el defensor del pueblo valenciano ha decidido tomar cartas en el asunto e investigar las gestiones que tanto la conselleria como los ayuntamientos de estas localidades han desarrollado para proyectar y poner en marcha (o rechazar) estas instalaciones en los citados municipios.

En concreto, el Síndic de Greuges, José Cholbi, abrió ayer una queja de oficio para conocer las medidas adoptadas por la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas para implantar el nuevo modelo de acogimiento residencial de menores, así como la colaboración prestada por los distintos ayuntamientos a los que se ha dirigido.

Al respecto, desde la institución informaron que «se sigue con gran inquietud las noticias sobre las dificultadas evidenciadas a la hora de ubicar un centro de acogida de menores en Paterna». Sobre ello, el Síndic recordó que el departamento que dirige Mónica Oltra es «el responsable, entre otras cosas, del desarrollo e implantación del sistema de protección a la infancia y adolescencia en la Comunitat» y que, para llevar a cabo esta competencia, «requiere de la colaboración y coordinación de otras administraciones públicas como las locales».

Así, en los próximos días, Cholbi se dirigirá a la conselleria y al consistorio de Paterna para recabar información sobre la planificación e información facilitada por parte de la Administración autonómica, así como la coordinación y colaboración con el Ayuntamiento de esta localidad. Asimismo, con esta queja de oficio, el Síndic también pretende conocer otras incidencias acaecidas por el mismo motivo en otros municipios como l'Eliana o Llíria.

Los conflictos con los centros de menores surgieron después de que la conselleria decidiera cerrar las instalaciones de recepción de Monteolivete por su precario estado y reubicar a los residentes en otros espacios. En un primer momento, el departamento planteó una alternativa en l'Eliana, propuesta que no prosperó ya que el Ayuntamiento condicionó la licencia a contar con el visto bueno de los vecinos, algo que finalmente no sucedió y que provocó un cruce de acusaciones entre la Administración autonómica y la local. Tras ello, la conselleria optó por reubicar a los menores del centro de Buñol e instalar allí las instalaciones de recepción.

Sin embargo, distintas inspecciones, desarrolladas tanto por el Síndic como por la Fiscalía de Menores, pusieron de manifiesto las deficiencias que presentaba esta residencia y que tuvo que corregir la conselleria. Sin embargo, ésta es una ubicación provisional, puesto que la intención de la Generalitat es trasladarlo a Llíria, localidad donde se suceden las protestas vecinales contra la residencia y donde el PP ha propuesto llevar a cabo una votación popular para decidir si se ubica o no en Llíria el centro de recepción de menores.

En paralelo, y en base al nuevo modelo de atención, que prevé centros con menos plazas, la conselleria planeó la apertura de un nuevo centro en Paterna, lo que ha originó el rechazo del Ayuntamiento y algunos vecinos y una cascada de acusaciones entre el consistorio y la conselleria. Mientras Oltra reprochó al Gobierno local su «insolidaridad», el alcalde de Paterna, Antonio Sagredo, criticó la «deslealtad institucional» y la «incapacidad política» de la consellera para trazar una estrategia sobre la ubicación de los centros de menores. La Federación de Asociaciones de Vecinos de la localidad, por su parte, se ha mostrado en contra de la decisión municipal, aunque no todos los residentes respaldan esta postura.

Por otra parte, Oltra acudió ayer a presenciar la mascletà desde el balcón del Ayuntamiento de Valencia acompañada por varios menores del centro de recepción para que «se sientan valencianos».

Fotos

Vídeos