La sequía obligará a nuevas restricciones a partir de marzo

La sequía obligará a nuevas restricciones a partir de marzo

La Confederación Hidrográfica del Júcar advierte de que si no llueve antes habrá más recortes en los riegos

R. V. VALENCIA.

La presidenta de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), María Ángeles Ureña, advirtió ayer de que en el caso de que no llueva en las próximas semanas las restricciones que ya existen para riego aumentarán el próximo mes de marzo. Ureña recordó que el otoño de 2017 ha sido el de menores aportaciones de origen natural de los últimos setenta años.

Las últimas lluvias no han afectado a la disponibilidad de agua en los embalses y las cabeceras del Turia y el Júcar «no se han movido», aunque sí han mejorado los acuíferos y han refrescado los campos permitiendo algún ahorro de agua.

Según Ureña, las lluvias no han conseguido movilizar agua en las cabeceras de los grandes sistemas y Alarcón, Contreras y el Arquillo de San Blas están en los mismos niveles, y la cuenca del Júcar lleva tres años hidrológicos consecutivos bajo un decreto de sequía.

El informe mensual correspondiente a enero señala que el sistema Turia ha empeorado y ha entrado en alerta, para el Palancia y el Serpis se ha establecido la prealerta, como se encuentra el del Júcar desde hace meses, y únicamente permanecen en situación normal el Millars, las dos Marinas y el Vinalopó-Alacantí.

La presidenta de la CHJ adelantó que en marzo, antes de Fallas, a las comisiones de desembalse para revisar las restricciones de cara a la campaña intensa de riegos de abril y mayo.

Actualmente la reducción está fijada en el 20 % en el sistema Turia, y el Júcar es del 10 % para aguas superficiales y del 20 % para regadíos mixtos, pero esas restricciones se podrían incrementar «todavía más», adelantó Ureña.

No existe en cambio ninguna restricción pensada para el abastecimiento humano si bien la CHJ está intentando movilizar todos los recursos disponibles ya que los abastecimientos de aguas subterráneas como la Ribera y la ciudad de Albacete pueden poner en marcha agua proveniente de los pozos para complementar el agua superficial.

Además, otra posibilidad sería la puesta en marcha de la desalinizadora de Sagunto para abastecer al municipio, a cambio de que no utilizara agua del Júcar.

Regadío

El Ministerio de Medio Ambiente, a través de la sociedad estatal Acuamed, firmó ayer un convenio con la Acequia Real del Júcar que contempla una inversión de 5,5 millones para la modernización de regadíos tradicionales en Algemesí que beneficiará directamente a más de 2.500 regantes. En concreto, el acuerdo, que permitirá un ahorro de más de dos hectómetros cúbicos anuales de agua, contempla la ejecución de la red de transporte de los sectores 18 y 19 de la modernización de los regadíos tradicionales de la Acequia Real del Júcar.

Además, la CHJ presentó el proyecto de la red de transporte del sector 10, para cuya licitación está ultimando los trámites. Este sector afecta a los términos de l'Alcudia, Guadassuar y Massalavés.

Fotos

Vídeos