Seis meses sin ojos en el asfalto

El único panel totalmente operativo está en la Pista de Ademuz. /EFE
El único panel totalmente operativo está en la Pista de Ademuz. / EFE

La DGT aduce ahora «daños en la red de fibra óptica» cuando hace 15 días culpó a la falta de un contrato y habla de «semanas» para reparar los equipos | Tráfico tiene inoperativos desde Semana Santa paneles y cámaras en carreteras

ARTURO CHECA VALENCIA.

«No quiero ni pensar lo que ocurriría si se produjera una situación como los incendios de Galicia, con la tremenda afección que se produjo en las carreteras. O la nevada que colapsó la A-3 el año pasado. Y del 10 al 12 de noviembre tenemos en Gran Premio de Cheste, con lo que se nos viene encima de circulación...». Así habla un técnico del Centro de Gestión de Tráfico de Levante, uno de los encargados de controlar los 'ojos' de las carreteras valencianas. Cámaras, radares, paneles de mensajes variables y estaciones de tomas de datos es la red existente en las vías de circulación de la Comunitat. Ojos que hoy en día siguen ciegos.

LAS PROVINCIAS ya lo denunció el pasado 11 de octubre, la inoperatividad de paneles, cámaras y radares. Pero la situación es si cabe más grave. El apagón se prolonga desde hace seis meses. «En Semana Santa ya tuvimos noticias del problema», destaca Ezequiel Archilla, delegado de Tráfico de CSI-F, el sindicato que denunció la inoperatividad de la red de control de carreteras. Y el problema dista mucho de resolverse.

«El nuevo contrato de mantenimiento integral y obras de las instalaciones de seguridad vial de la DGT se encuentra actualmente en tramitación, y ha habido varios días en los que no han podido acometerse diferentes obras de reparación que son precisas para mantener los equipos en funcionamiento». Esta fue la respuesta dada a mediados de octubre por Ricardo García González, director del Centro de Gestión de Tráfico (CGT) de Levante, con sede en Valencia.

No operan remotamente

Pero la versión ahora es otra. Ni una palabra de ese contrato sin firmar con Indra, la empresa encargada hasta abril del mantenimiento y obras de reparación de la red que permite controlar las carreteras, los atascos, la existencia de accidentes o de inicidencias meteorológicas en las carreteras de la Comunitat, Murcia y Albacete. «Debido a varias afecciones no previstas en la ejecución de obras en la red viaria, parte de la red de fibra óptica que discurre en paralelo a ésta, y que da servicio a determinados equipos del CGT de Valencia, ha resultado dañada en diversos tramos. Como consecuencia de lo anterior, hay equipos que temporalmente solo pueden ser operados en local o remotamente desde alguno de los nodos centrales de comunicación existentes en la red próximos a los equipos», es la críptica explicación que se ofrece ahora desde la Dirección General de Tráfico.

El pronunciamiento de Tráfico señala que los paneles, radares y cámaras «están funcionando localmente de manera correcta y continua», una respuesta que en realidad es engañosa. El equipamiento efectivamente funciona, pero no transmite datos al CGT de Valencia, por lo que es imposible señalizar accidentes de tráfico, incidentes en la circulación o fenómenos meteorológicos que puedan causar incidentes en las carreteras.

«Si falla el ETD, falla todo»

Y es que el 'apagón' incluye los ETD, equipos de terminales de datos, dispositivos que se ocupan de recoger la información que capturan las cámaras y que la trasladan al Centro de Gestión de Tráfico de Levante. «Si falla el ETD, falla todo», aseguran técnicos de dicha instalación.

A mediados de octubre, cuando este periódico se hizo eco de la deficiencia de los equipamientos tecnológicos, desde Tráfico aseguraron poder arreglar el problema «en una o dos semanas». Pero, 15 días después, la inoperatividad persiste. «La anterior rotura en diversos puntos de la red de fibra óptica está en proceso de subsanación, y está previsto restablecer a lo largo de las próximas semanas gradualmente la comunicación directa desde el CGT con los equipos afectados por ésta, facilitando así la operativa ordinaria de los equipos», es el nuevo y poco concreto plazo que dan ahora desde la Dirección General de Tráfico. Apenas un puñado de 'ojos' en las carreteras de la Comunitat siguen activos. La Pista de Ademuz sí tiene su equipación en funcionamiento, al depender el mantenimiento de esta vía de otra empresa. Más allá de dicha carretera, en Valencia sólo hay «algún equipo» en marcha en la V-21 (la autovía de entrada a Valencia por la costa en el norte) y «tres o cuatro» cámaras y paneles en la A-7, según fuentes de Tráfico. En Castellón únicamente están en marcha algunas cámaras y paneles de la AP-7 y la N-340.

Desde el sindicato CSI-F dimensionaron ya hace 15 días la importancia de la carencia que sufren los técnicos del Centro de Gestión de Tráfico de Levante en sus tareas diarias. «No podemos señalizar en los paneles ni los accidentes de tráfico que se producen, ni los embotellamientos de circulación, o incluso si hay una inclemencia meteorológica que colapsa una carretera, como ocurrió el año pasado con la nevada en la A-3, y ese es un problema muy grave».

Desde Tráfico no quisieron pronunciarse otra vez sobre si se ha firmado ya el nuevo contrato con la empresa de mantenimiento. Fuentes del Centro de Gestión de Tráfico indicaron que la única novedad al respecto ha sido la de establecer «un contrato básico» para que haya un trabajador de mantenimiento por provincia, un refuerzo que no llega para que los equipamientos estén operativos.

Más

Fotos

Vídeos