Uno de cada seis euros del sobrante de 2017 se destinará a pagar expropiaciones

El gobierno municipal dispondrá de 62 millones a partir del 21 de mayo para nuevas inversiones que deben presentarse hasta el próximo martes

P. MORENO

valencia. Hasta el próximo día 10, las concejalías tienen de plazo para presentar propuestas a la concejalía de Hacienda y aprovechar los 62 millones de euros procedente del remanente de inversiones de 2017. De momento se desconoce el destino exacto de ese dinero, aunque el responsable de la delegación, el socialista Ramón Vilar, comentó ayer que al menos diez millones se reservarán para expropiaciones.

El Ayuntamiento consiguió una moratoria por parte de la Generalitat, que cada año se añade a los Presupuestos autonómicos, de tal manera que no es obligatorio hacer frente a las expropiaciones no deseadas, pese a que haya pasado el plazo máximo fijado por la ley. El problema es que «siguen llegando muchas sentencias de asuntos pasados, no afectados por la moratoria», dijo.

A falta de concretar la cifra exacta, el edil de Hacienda estimó que se restará a las inversiones al menos uno de cada seis euros del sobrante del pasado ejercicio. El Gobierno autorizó el pasado día 23 mediante un decreto el empleo de ese dinero, lo que hasta ahora se vinculaba con los Presupuestos del Estado.

Las obras consideradas no sostenible por tener una vida útil inferior a cinco años no se incluirán

Las expropiaciones no deseadas suponen por ejemplo que el Consistorio se tenga que hacer cargo de parcelas destinadas a dotaciones públicas, por ejemplo un gran parque, donde no hay previsto construirlo a corto plazo. Pese a esa circunstancia, la normativa obliga a inmovilizar de esta manera el patrimonio municipal a base de sentencias.

A partir del día 10 comenzará una cuenta atrás hasta el próximo día 26, dado que esa fecha se celebrará un pleno donde se ha previsto la aprobación de todas las inversiones. El portavoz del grupo popular, Eusebio Monzó, pidió hace escasas fechas una planificación de esas obras para que entren en plazo.

Vilar estimó que el 21 de mayo se habrán cumplido todos los plazos legales para que el dinero esté operativo y en manos de las concejalías que hayan sido beneficiadas con el reparto del remanente de 2017. En total se han dispuesto 15 grupos de obras posibles, todas con la premisa de que deben ser sostenibles y superar por ejemplo los cinco años de permanencia.

Se habla por ejemplo de obras de alcantarillado, recogida de basura, alumbrado público, promoción turística y transporte de viajeros. La relación sigue con la compra de vehículos para la recogida de basura o la Policía Local, junto con mejoras en la vía pública, comercio, instalaciones deportivas o bibliotecas.

Vilar reiteró que quedan fuera aquellos proyectos «con una vida útil inferior a los cinco años, como la compra de mobiliario o enseres, salvo los que se refieren a los apartados permitidos» en el decreto aprobado por el Gobierno.

Fotos

Vídeos