El sector privado critica la oferta de Infantil por vulnerar la igualdad

Un niño juega en una guardería. / lp
Un niño juega en una guardería. / lp

Denuncia que la decisión de la Conselleria de Educación está creando una situación de competencia desleal

R. V. VALENCIA.

La Conselleria de Educación ha anunciado que el próximo curso se crearán más de 14.400 plazas escolares gratuitas para alumnos de dos años. Frente a las cerca de 7.000 anunciadas, el departamento que dirige Vicent Marzà ha decidido finalmente doblar el número en una firme apuesta por desarrollar el primer ciclo de una educación infantil pública.

La medida ha provocado un fuerte malestar en las patronales del primer ciclo de la Educación Infantil, que acoge a alumnos de cero a tres años de edad. Tradicionalmente, la demanda de plazas de esta etapa educativa ha sido atendida por la iniciativa privada en las popularmente conocidas como guarderías.

Ahora, el sector denuncia que la Conselleria de Educación les está dando la espalda rompiendo, además, las reglas del juego. Critica que está creando una situación de competencia desleal, vulnerando la igualdad y quebrantando la libertad de elección de los padres.

El problema reside en la gratuidad de las plazas ofertadas por la Conselleria de Educación frente a las de las escuelas privadas. Los padres hasta ahora disponían del bono infantil para sufragar parte del coste de las guarderías.

Fuentes de la Federación de Centros de Enseñanza de Valencia (Feceval) aseguraron que «no estamos en contra de la gratuidad de las plazas, pero siempre que haya una igualdad real». En este sentido, denuncian que la Conselleria está vulnerando este principio, ya que no está subvencionando a la ciudadanía, «sino a unos centros y no a otros dependiendo de la titularidad». La patronal resalta que la administración autonómica está utilizando el bono infantil para apoyar a la red de escuelas infantiles que son de titularidad municipal. Ante ello, reclaman que se les aplique igual trato. «Sólo pedimos poder acceder también a estas subvenciones», dijeron.

Consideraron que el bono infantil debe dirigirse a las familias y no a mantener una red de escuelas determinada frente a otra: «Es competencia desleal», aclararon. Además, desde Feceval explicaron que «la ayuda tiene que ir destinada a los ciudadanos para garantizar la libertad de elección de los padres, no a unos centros educativos». Esta patronal educativa llamó la atención sobre el hecho de que no se garantiza este derecho a las familias con menos recursos económicos de forma que ésta quedará únicamente para quienes tengan la capacidad económica suficiente.

Recordaron que muchos centros privados cuentan con aulas de dos años financiadas en parte con el bono infantil. Posteriormente, estos alumnos se integran en la Educación Primaria. Desde Feceval criticaron que es una muestra más de competencia desleal, ya que con el apoyo público a la red municipal de guarderías se va a limitar la entrada de alumnos en la educación concertada.

Feceval recordó las alegaciones interpuestas al borrador de la convocatoria del bono infantil para que las subvenciones que proporciona la administración autonómica se dirija a las familias y no a los centros escolares.

Más

Fotos

Vídeos