Sanidad no tomará nuevas medidas pese al aumento de la lista de espera para operarse

La consellera de Sanidad, Carmen Montón, en una comisión de Les Corts.
La consellera de Sanidad, Carmen Montón, en una comisión de Les Corts. / j. signes

Carmen Montón asegura que seguirán trabajando «con todas las herramientas exactamente igual que hasta ahora»

LAURA GARCÉS

valencia. Las medidas para atajar la lista de espera serán las mismas que hasta ahora pese al aumento que ha desvelado la última oleada de resultados dada a conocer por la Conselleria de Sanidad, según se desprende de las declaraciones de la titular del departamento autonómico, Carmen Montón.

La consellera aseguró ayer en declaraciones a los medios de comunicación que seguirán trabajando «con todas las herramientas y exactamente igual que hemos venido haciendo hasta ahora». Las medidas que hasta el momento se han utilizado han sido plan de choque y autoconcierto. Ayer, a preguntas sobre la posibilidad de adoptar alguna otra iniciativa, la titular del departamento autonómico apuntó que no podía «saber cuál es la mejor fórmula, porque para cada departamento hay fórmulas distintas».

En sus declaraciones, la responsable de la sanidad valenciana se refirió a las listas de espera «como algo endémico y siempre es una cuestión importante en la que los gobiernos trabajan». Recordó que desde el principio de la legislatura trabajan por mejorar los resultados y seguirán en esa dirección.

Sanidad dio a conocer el lunes los datos de la lista de espera correspondientes al cierre del segundo trimestre de este año -junio- que descubrían un aumento de la demora media en cuatro días respecto a los tres primeros meses al pasar de 104 a 107 jornadas. La comparación con junio de 2016 apunta que la demora media se ha disparado en nueve días, dado que en aquel mes era de 98 frente a los 107 actuales. Además, entre el sexto mes del año pasado y el de 2017 la cifra de pacientes pendientes de una operación ha aumentado en cerca de 7.000.

A este escenario se ha llegado mientras siguen vigentes el plan de choque -derivación de pacientes a clínicas privadas- y la ampliación del horario de la actividad quirúrgica en los centros sanitarios públicos. Cuando ayer se refirió a estas medidas apuntó que seguirán trabajando en la línea de «favorecer el autoconcierto» y también el plan de choque «cuando sea necesario».

A principios de año, al hacer públicos los resultados de la espera de diciembre el departamento autonómico aclaró que el incremento de horas de quirófano en centros públicos se había incrementado hasta practicar un millar de intervenciones más, mientras que el plan de choque se había reducido un 14%. El equipo de Montón siempre se ha mostrado partidario de avanzar por el camino de la reducción del plan de choque. Ahora, seis meses después, los resultados señalan un aumento de la demora media, además de incremento del número de pacientes que llevan más de medio año esperando conocer la hora para ponerse en manos del cirujano.

En cuanto a las razones que han podido conducir al aumento de las listas de espera aun cuando se mantienen las dos iniciativas para detener su avance destacó que lo que se observa es que se trata «de actividad no urgente y hay variaciones a lo largo del año». Recalcó que la voluntad «es mejorarlo». Respecto a las críticas vertidas por los sindicatos sobre el incremento de la demora y su posible relación con la escasez de personal, Montón señaló que las decisiones que hacen referencia a la disponibilidad de profesionales superan las competencias de la conselleria e incluso del gobierno valenciano. A su juicio esta cuestión se sustenta sobre el techo de gasto y la infrafinanciación por parte del Estado.

La consellera ofreció estas declaraciones tras visitar el Centro de Coordinación de Urgencias (CICU) de la Comunitat Valenciana, que ha atendido más de 267.000 avisos de ayuda en el primer semestre de 2017, lo que supone un aumento del 6,4% en servicios respecto al mismo periodo del año anterior. Montón recorrió el centro y agradeció la labor que realizan los profesionales sanitarios. Según la consellera, el CICU atendió una media de 1.400 llamadas al día, lo que equivaldría a 81 más al día que en el mismo periodo del año anterior. Del total de avisos, 73.989 son emergencias médicas; 46.36 requerían respuesta urgente y 10.376 a consultas médicas.

Un estudio realizado por la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios (CC.OO) destacó el descenso de empleo producido en la sanidad pública valenciana en los últimos cuatro años, siendo el pasado curso el año en el que más bajas se produjeron (4.500). Según las mismas fuentes, la reducción de personal ha sido otro de los motivos por los que las listas de espera quirúrgica han ascendido a una media de 107 días, llegando a los 192 días en otras especialidades como la cirugía vascular. Desde el sindicato reclaman medidas adaptadas a las necesidades de la población.

Fotos

Vídeos