Sanidad precisa un edificio anexo al hospital de Alzira sólo 10 días después de la reversión

Interior del hospital de la Ribera. / CONSUELO CHAMBÓ
Interior del hospital de la Ribera. / CONSUELO CHAMBÓ

La nueva gerente del departamento de salud quiere trasladar las consultas externas para contar con más camas y quirófanos

Daniel Guindo
DANIEL GUINDOValencia

No han pasado ni dos semanas desde que la gestión del departamento de salud de la Ribera pasara a manos de la Generalitat y el Gobierno autonómico ya necesita ampliar el hospital de Alzira con un edificio anexo. En concreto, Isabel Gómez, nueva gerente de este ámbito sanitario, trabaja en un plan director para ganar espacio al hospital, ya que, en su opinión, se ha quedado «pequeño». El proyecto contempla la construcción de un edificio contiguo al centro sanitario para trasladar allí las consultas externas y liberar espacio en el inmueble principal para poder, de esta forma, aumentar el número de quirófanos y, sobre todo, de camas hospitalarias. González quiere presentar este plan director para ganar espacios en el centro antes del verano a la Conselleria de Sanidad para que pueda valorar económicamente el proyecto y que «entre en el plan de inversiones del próximo año», aunque fuentes del departamento matizaron que esta iniciativa todavía se está valorando.

La nueva gerente recordó que la Conselleria de Sanidad destinará al departamento de la Ribera 5,7 millones este año y 2,1 millones en 2019. Con la cantidad prevista para este ejercicio, precisó a Europa Press, se abrirá este año un quirófano -ya que hay «muy pocos»-, que trabajará también mañana y tarde, y se mejorarán las plantas de hospitalización para que cada una tenga un aseo para personas con discapacidad.

La Unidad de Hospitalización Domiciliaria contará con coches eléctricos

Asimismo, se mejorarán áreas como hemodiálisis, que atiende a 200 pacientes, y que «debe ampliarse porque no está en condiciones», así como reforzar la UHD (Unidad de Hospitalización Domiciliaria) con más médicos, cuatro nuevos enfermeros y, a partir del próximo verano, con coches eléctricos.

Sin embargo, y pese a estas mejoras programadas, parece que por el momento es el aparcamiento el aspecto que más urge solventar. Sobre ello, el comité de empresa denunció ayer «la falta de control» que existe actualmente en el parking del hospital. Al respecto, explicaron que «la falta de señalización de entrada y salida del acceso al aparcamiento produce que el circuito no se respete, como tampoco las zonas habilitadas para el personal con movilidad reducida». «Nadie regula la entrada indiscriminada de vehículos cuando el parking está completo», lamentaron. Asimismo, añadieron que esta situación «está provocando el caos circulatorio en los aledaños del hospital, además de altercados entre usuarios del parking», mientras que la respuesta del Ayuntamiento es poner multas de 200 euros. «Pedimos al consistorio que paralice esta campaña», indicaron.

Los trabajadores denuncian «caos de circulación» por la falta de control del parking

Para solventar la problemática, los trabajadores proponen que se señalicen las entradas y salidas del acceso al parking y se amplíe la zona de aparcamiento para que esta situación se subsane, ya que la cantidad actual es «insuficiente». Además, advirtieron que la situación se agravará hoy y mañana, ya que se va a cerrar de forma puntual una de las parcelas ubicada en el extremo oeste del hospital.

Sobre la cuestión del aparcamiento, la nueva gerente indicó que la próxima semana o en dos semanas ya estarán listas las tarjetas de los trabajadores para que puedan acceder a las 600 plazas que tienen reservadas en el parking. Las 300 restantes serán de uso gratuito para los usuarios ya que, hasta ahora, el aparcamiento era de pago.

Más noticias del hospital de Alzira

Audiencia Provincial de Valencia Sobreseída la querella al alto cargo que llamó «tropa» a los empleados

La sección cuarta de la Audiencia Provincial de Valencia ha acordado sobreseer la querella admitida por un juzgado de Carlet contra el subsecretario de la Conselleria de Sanidad, Ricardo Campos, por llamar «tropa» a los trabajadores del hospital de la Ribera,- al considerar que esas palabras denotan «poca sensibilidad» hacia la clase trabajadora aunque carecen de la «necesaria gravedad» para tener relevancia penal. La Audiencia estima el recurso de apelación interpuesto por Campos contra el auto que confirmaba la admisión a trámite de la querella por injurias presentada por la entidad Sanitat Sols Una.

Fotos

Vídeos