«La Ribera no es consciente de las carencias que hay fuera»

Javier Palau, en un momento previo a la entrevista. / damián torres
Javier Palau, en un momento previo a la entrevista. / damián torres

Javier Palau, director gerente del departamento de salud de la Ribera: «Permanentemente hemos solicitado auditorías, pero podrían hacer lo mismo en los departamentos de gestión pública»

DANIEL GUINDOVALENCIA.

Javier Palau puso ayer fin a una etapa laboral como director gerente del departamento de salud de la Ribera, con el hospital de Alzira como su máximo exponente. Después de dos años al frente de esta pionera concesión sanitaria se despide con la satisfacción de haber alcanzado los objetivos: «Hemos cumplido la labor con creces y el modelo Alzira ha demostrado que se pueden hacer las cosas de forma diferente, apostando por la gestión y la innovación».

-¿Qué le han trasladado los pacientes en estas últimas semanas previas a la reversión?

-Es un abanico muy amplio. Hay gente que está muy bien cuidada y contenta que no sabe lo que va a pasar y nos lo pregunta. Y otros más afines con el Consell que están a favor. Pero los usuarios de la Ribera no son conscientes de las carencias sanitarias que hay fuera de la comarca. Estamos acostumbrados a un nivel alto, hay poca autocrítica y esperan que todo siga igual.

«Si Sanidad aplica aquí el mismo sistema que en el resto, obtendrá los mismos resultados»

-¿Qué le parece que en pleno proceso de reversión se hayan encargado auditorías al resto de concesiones?

-Sin problema, al revés, permanentemente las hemos solicitado. Pero también se podrían auditar los departamentos sanitarios de gestión directa. Así el ciudadano estaría más informado de en qué se gasta su dinero.

-¿La conselleria podrá mantener las cifras de listas de espera y atenciones alcanzadas en la comarca?

-Los profesionales que trabajan aquí tienen un gran conocimiento del medio por lo que, a corto plazo, será difícil no mantenerlas. Sin embargo, si la conselleria aplica aquí el sistema del resto de departamentos la tendencia de la Ribera será la de ir a los resultados del resto.

-¿Qué diferencias hay?

-La gestión es radicalmente diferente a la directa, ya que la flexibilidad de una concesión es diferente, por ejemplo, a la hora de poder contratar a más personal en momentos determinados o abonar unas cuantías extras por desarrollar una determinada actividad si se requiere. Una de las ventajas es que, con menos profesionales, puedes dar respuesta a todas las situaciones.

-¿Y a nivel económico?

-Un departamento de gestión indirecta como la Ribera ahorra a la Administración unos 50 millones de euros al año. Por ejemplo, a nosotros nos abona unos 750 euros por persona adscrita, mientras al resto de departamentos, unos 920. Además, tenemos uno de los mejores ratios por receta, y lo dice el propio síndic. Y si lo haces mal, la gente se iría, por ejemplo, a La Fe, y esas atenciones luego nos las facturarían. Además, apostamos mucho por la prevención -la ribera tiene uno de los mejores ratios de vacunación y pruebas preventivas- porque lo mejor es que el usuario esté sano.

-¿Es suficiente la inversión anunciada, disminuirá la cartera de servicios que ofrece el hospital?

-La conselleria ha anunciado este año 5,7 millones de euros de inversión, y de esa cantidad, dos millones y pico van para la expropiación del parking, que acabará costándoles tres o cuatro veces más. Para hacer frente a lo que han prometido calculamos que harían falta unos 18. Y según nuestro plan estratégicos, era necesario acometer inversiones por unos 7 millones. Son cifras insuficientes, por lo que es un brindis al sol. Puede que desaparezcan servicios si derivan pacientes a otros hospitales.

-¿Han tenido dificultades este último año, tras aprobarse las normas de la reversión?

-Lo que nos ha creado problemas, sobre todo, ha sido no poder contratar por esa norma de control abusiva. El pliego decía que al final del periodo de concesión no podíamos aumentar los recursos humanos por encima de un determinado porcentaje, y la conselleria eso se lo ha saltado y no nos ha dejado contratar a nadie. No nos ha dejado hacer indefinidos a trabajadores que ya les tocaba, por lo que no hemos podido llegar a la tasa del 95% de fijos que hablaba el convenio.

Fotos

Vídeos