Los retrasos en la EMT se disparan por la ausencia de personal en verano

Varios pasajeros suben a un bus de la línea 95.
Varios pasajeros suben a un bus de la línea 95. / manuel molines

Conductores denuncian que la empresa presiona para que trabajadores acorten sus bajas y pidan el alta antes

ÁLEX SERRANO VALENCIA.

Trabajadores de la EMT denuncian que la dirección de la empresa está llamando a empleados de baja para que adelanten su fecha de retorno al trabajo ante la falta de conductores para atender el servicio diario, pese a la reducción del 10% que sufren los autobuses diarios en la ciudad durante el mes de julio, según datos ofrecidos por la Federación de Asociaciones de Vecinos de Valencia.

Esta situación, según explican fuentes de los trabajadores independientes del comité de empresa, ha podido ser comprobada por LAS PROVINCIAS con varios empleados distintos. «Llaman para decirnos que volvamos unos días antes, al menos», explican conductores que prefieren mantener el anonimato. La EMT intenta, con esta maniobra que los trabajadores tildan de presión, reducir la afección al servicio que la falta de personal y las vacaciones, con cuadros de servicio modificados con respecto a los del pasado año para aumentar la cantidad de líneas que van hacia las playas, provocan en el día a día de la red pública de autobuses de la ciudad.

Según datos a los que ha tenido acceso este periódico, el ritmo de bajas de la EMT en seis meses de 2017 supera ya el 65% de las bajas registradas en 2016 y roza niveles de todo el año 2014. En concreto, este año la EMT ha registrado 530 bajas, mientras que el pasado año la cifra se quedó en 805. Además, en todo el año 2014, la empresa recibió 656 bajas, un guarismo que a buen seguro se superará este año, según fuentes conocedoras de la situación actual de la EMT. En lo referente a jornadas perdidas, en medio año de 2017 ya se han registrado un 58% de las jornadas totales perdidas el pasado año. Además, se rozan niveles de 2014: en medio año se han perdido el 73% de las jornadas totales perdidas el último año natural completo antes de la entrada de Giuseppe Grezzi, presidente de la EMT, a la empresa.

Lo cierto es que las protestas por los retrasos durante este mes de julio son constantes. Así se demuestra en las redes sociales y se comprueba en las paradas, con líneas que acumulan hasta más de 20 minutos al día. Expertos en el funcionamiento de la EMT reconocen que, por la naturaleza de la red, cualquier afección por mínima que sea en el tráfico de la ciudad en un momento determinado puede afectar a varias líneas, dado que hay vías por las que circulan decenas de trayectos. Sin embargo, la eliminación habitual en verano de las líneas a las universidades y demás centros educativos, junto a los nuevos trayectos creados a las playas, aumenta las molestias para quienes continúan trabajando durante los meses veraniegos.

Además, este año, como novedad, la EMT ha incorporado en algunas líneas que van a las playas del sur, como la 25, autobuses articulados, que aumentan la cantidad de pasajeros que pueden llevar. Sin embargo, la EMT únicamente tiene un número determinado de este tipo de vehículos. Se suelen utilizar en las líneas más usadas de la red urbana, concretamente la 89 y la 90. Para poder dar el servicio mejorado a la zona de las playas del sur, se han retirado autobuses de las líneas urbanas, lo que provoca importantes retrasos y aumento de autobuses completos en los trayectos perimetrales de la ciudad.

Sin embargo, este aumento del servicio para acudir a la Devesa, aunque es muy importante y se mejora la frecuencia en un alto porcentaje de las líneas, no evita escenas que se repiten cada fin de semana. Se vivieron ayer por la tarde. Las paradas del Saler o el Perellonet estuvieron repletas, sobre todo después de comer, cuando cientos de comensales de los restaurantes junto al lago intentan regresar a la vez a Valencia. Pese a los intentos del Consistorio, lo cierto es que esas líneas que vuelven a la ciudad desde la Devesa registran, habitualmente, 'completos', según explican trabajadores que operan en esos trayectos.

Los 'completos', que es como se conoce dentro de la EMT a los autobuses que no pueden coger a más pasajeros en las paradas porque van llenos, se repiten también dentro de la ciudad, pero con menos frecuencia. Líneas como la 2, que unen Campanar con las playas, son de las más utilizadas durante los meses de verano.

Más

Fotos

Vídeos