La residencia de Carlet acumula ya ocho denuncias ante el servicio de Inspección

Residencia de ancianos de Carlet, en una imagen de archivo.
Residencia de ancianos de Carlet, en una imagen de archivo. / LP

La conselleria contacta con los trabajadores y la dirección del centro para recopilar información sobre el supuesto abandono de una usuaria

Daniel Guindo
DANIEL GUINDOValencia

La queja presentada el pasado sábado contra la residencia de ancianos de Carlet por un presunto caso de deficiente atención a una usuaria no ha sido la única. Después de que el pasado mes de septiembre este centro de ancianos se diera a conocer por la fotografía de una persona mayor atada y en el suelo, la nueva reclamación ha intensificado la necesidad de conocer el funcionamiento de esta instalación de titularidad autonómica y gestión pública. Sobre todo, teniendo en cuenta que esta residencia acumula desde 2011 otras seis denuncias y quejas ante el servicio de Acreditación e Inspección de Centros y Servicios, según la información proporcionada ayer por la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas. A ellas hay que sumar el caso de septiembre, pendiente de resolución judicial, por lo que, como mínimo, se elevan a ocho las denuncias.

En esta línea, desde la delegación de Mónica Oltra apuntaron que se está recabando información tanto de la dirección del centro como de los propios trabajadores para saber las circunstancias que han motivado esta última queja, en la que Francisco Lozano denuncia la ausencia de personal en la planta donde reside su madre, la falta de información tras un deterioro de salud y las complicaciones a la hora de encontrar responsables que le dieran una explicación. En definitiva, «abandono y desidia con los mayores», según apunta en su escrito. La conselleria, después de recopilar la información y los testimonios de empleados y responsables del centro, podrá determinar las instrucción a seguir, aunque esto requerirá «unos días», tal y como indicaron desde Igualdad.

Sola y con parálisis

Lozano, en la denuncia, describe cómo el sábado, en la habitual visita a su madre, la halló sola junto con otra anciana en su planta. Y descubrió que su estado había empeorado con una parálisis. «Intento averiguar qué ha pasado y no encuentro personal sanitario en toda la sala», indica. «Antes de bajar a recepción», refleja en su queja, «separo a una paciente de una mesa donde se está golpeando con la cabeza». Ya en la recepción, «no tienen idea de qué le ha pasado a mi madre». Indignado, solicitó el libro de reclamaciones, «pero no tienen». «Después de diez minutos me hacen una fotocopia de una fotocopia». Su indagación para saber qué le había sucedido a su madre siguió en la cafetería. «Allí me entero de que hay una sala de agudos donde supuestamente hay personal sanitario y, mientras espero el ascensor, un usuario me dice que los auxiliares están almorzando y no se les puede molestar». Lozano asegura que en 40 minutos no encontró a ningún responsable. Finalmente, logró localizar a una enfermera. Y supo así que la parálisis de su madre «había sido detectada el martes». «La empleada me dijo que indicó a la doctora que nos avisara» del deterioro. Sin embargo, «cinco días después, nadie nos había informado».

Por otra parte, desde la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas recordaron que a finales del pasado año (un par de meses después del incidente con la fotografía del anciano atado y en el suelo) la conselleria ya optó por paralizar los nuevos ingresos en la residencia, de tal forma que el número de residentes se ha descendido de los 376 de aquella época a los 320 actuales, aunque el centro tiene 420 plazas. También anunciaron que Igualdad ha incluido en los presupuestos para 2017 «el crédito necesario para la dotación de diez puestos más en el servicio de acreditación e inspección de centros y servicios de la Conselleria, que actualmente cuenta con diez personas», por lo que la plantilla crecerá hasta los 20 profesionales.

«Preocupa la situación»

Por su parte, el director gerente de la Asociación Empresarial de Residencias y Servicios a Personas Dependientes de la Comunitat (Aerte), José María Toro, apuntó que si finalmente se confirman los hechos denunciados el sábado «sería muy grave». «Estamos escuchando una defensa de la gestión pública como garantía de la calidad del servicio que se presta a los ciudadanos y, según indica este familiar, todo el personal descansa al mismo tiempo y no puede ser molestado». «Esto no parece ser el modelo de atención que se debe prestar, y nos preocupa la situación de Carlet durante estos meses», añadió.

Por su parte, desde los sindicatos UGT y CCOO, aunque no quisieron entrar a valorar los hechos, sí apuntaron que el reducido ratio de personal actual en las residencias de titularidad pública y los problemas para sustituir a los empleados en sus vacaciones de verano son dos de las principales cuestiones que hacen que empeore el servicio que se presta a los usuarios.

En esta línea, Toro recordó que la conselleria ya anunció «que se tomarían medidas para evitar problemas con las sustituciones hace un año pero no sabemos el resultado de las acciones tomadas», por lo tanto, «parece que, de nuevo, es un tema de gestión que acaba teniendo impacto en la atención que se presta a las personas que residen en el centro», añadió.

El PP estudia llevar a la fiscalía el caso al ser «reiterado y grave»

La portavoz adjunta del grupo popular en Les Corts, María José Català, anunció el martes que estudian presentar una denuncia ante la Fiscalía «por la desatención a los usuarios en la residencia de Carlet» porque «la situación es reiterada y grave si tenemos en cuenta que es la mayor residencia pública que atiende a personas dependientes».

«El año pasado todos vimos una imagen que nos produjo horror y vergüenza al ver a un anciano tirado en el suelo tras caer de la cama y ahora han sido los propios familiares de los usuarios quienes han denunciado que han pasado hasta 40 minutos circulando por el centro sin encontrar a ningún auxiliar en su puesto de trabajo», apuntó. Así, considera que «el problema no es de los trabajadores, es de la planificación y es una absoluta vergüenza que esto pase en la mayor residencia pública, que depende de la vicepresidenta de la Comunitat, Mónica Oltra».

Català explicó que el grupo popular ha solicitado la convocatoria de un pleno extraordinario para que Oltra comparezca de inmediato en Les Corts: «Pedimos este pleno porque nos alerta la situación de la Comunitat en los últimos meses. No es sólo la gestión de las competencias de Oltra, que es bastante desastrosa como en menores y lo que pasa ahora con Carlet, sino todas las circunstancias que se producen en su departamento y esos viajes que para nosotros no tienen explicación, puesto que Oltra no tiene competencia para realizar esa política internacional». Según dijo, si «no está satisfecha con el puesto que ocupa que opte a otros, pero mientras sea consellera tiene que dedicar sus esfuerzos a Carlet y a los centros de menores».

Temas

Carlet

Fotos

Vídeos