La reiterada presencia de los ciberataques

R. V. VALENCIA.

Los ciberataques obligan a prestar atención a su presencia en la sociedad dada su reiterada presencia. Hace solo unos meses, la Generalitat se vio obligada a limitar su funcionamiento normal ante la necesidad de aplicar medidas preventivas frente al ciberataque global del virus informático WannaCry que se detectó en la primera quincena de mayo. Las actuaciones para prevenir en la Comunitat incluyeron el corte de internet de manera preventiva en toda la Administración. La Diputación también se vio afectada por la restricción.

Mes y medio después, una nueva cepa de un virus informático volvió a sacudir con fuerza a empresas e instituciones de todo el planeta, particularmente, de Europa. Después de que la oleada de WannaCry se convirtiera en el mayor ciberataque de la historia, una mutación de Petya (diminutivo de Pedro en ruso), otro virus que bloquea el acceso a los datos de las terminales se coló en varias multinacionales ucranianas y rusas y, desde allí, al resto de Europa. Pronto se debilitó y no llegó a causar los efectos de su predecesor.

Estos son ejemplos recientes de la inquietud que generan los ciberataques, pero ya en 2016, a la vista de los datos, se vio que la delincuencia informática es cada vez más frecuente y utiliza sistemas innovadores y complicados. Sólo en la Comunitat se registraban entonces una media de 5.800 ataques diarios a equipos informáticos, según datos del Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe). La Comunitat, con el 10% del total nacional, en el cuarto puesto entre las autonomías que más ataques estaba experimentando en España.

Fotos

Vídeos