La Comunitat pierde 140 policías cada año al no cubrirse las jubilaciones

El PSPV exige al Gobierno un aumento de plantilla en la región mientras los sindicatos cifran en 1.500 el número de agentes necesarios

Juan Antonio Marrahí
JUAN ANTONIO MARRAHÍValencia

Cada vez hay menos policías nacionales en la Comunitat Valenciana. Según una respuesta del Gobierno a una pregunta del grupo socialista en el Congreso, en poco más de media década se han perdido casi 900 agentes en tierras valencianas. Esto supone una reducción de 141 funcionarios policiales cada año, un descenso que el Sindicato Unificado de Policía (SUP) vincula a la falta de reposición de los agentes que se jubilan.

Como consta en la respuesta gubernamental, a la que ha tenido acceso LAS PROVINCIAS, el descenso es generalizado en toda España, En 2011 trabajaban 72.457 agentes en el país y hoy son poco más de 63.600, lo que supone un descenso del 12,1%. Mientras, en la Comunitat hemos pasado de casi 7.000 funcionarios a los poco más de 6.000 que velan hoy por nuestra seguridad en calles y comisarías.

En el contexto nacional, esa merma en la plantilla policial es especialmente significativa en Castilla-La Mancha, Cataluña, Cantabria, Murcia o Asturias. El descenso de agentes en la Comunitat está al mismo nivel que la media nacional. La excepción es Alicante, que ha perdido casi un 14% de la plantilla a pesar de que soporta tasas de criminalidad más elevadas.

La diputada del PSPV en el Congreso de los Diputados, Ana Botella, urge al Gobierno a aumentar la plantilla en nuestra región. Considera que la Comunitat, «requiere mayores recursos por su marcado interés turístico y por su situación geográfica estratégica». En su opinión, «el PP no puede jugar con un tema tan delicado como la seguridad ciudadana».

Botella critica que la reducción «no se corresponde con las necesidades de la región». Recuerda que en Alicante y Valencia están, respectivamente, el cuarto y décimo aeropuertos más importantes en tráfico de pasajeros. La también miembro de la Comisión de Interior en el Congreso recalca que las dos ciudades aparecen en el mapa de actuación de los grupos de crimen organizado, «con el segundo mayor nivel de intensidad tras Madrid y Barcelona».

Hace pocas semanas, el delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, anunció que la tasa de criminalidad de la región se había desplomado a 45,8 delitos por cada mil habitantes, la más baja de la década. Es mayor el descenso de esta tasa en la región (cae un 17,6% en seis años) que la reducción de policías nacionales en este periodo.

Seguridad Ciudadana y Policía Judicial son las unidades con mayor necesidad de policías

Fermín Gimeno, secretario regional del Sindicato Unificado de Policía (SUP), cree que la reducción de agentes responde, esencialmente, a la falta de reposición de personal tras las jubilaciones. Y «eso no se puede justificar en que baje la criminalidad». Cifra en 1.500 los nuevos policías que deberían sumarse al cuerpo en la Comunitat y espera que «al menos un alivio» llegue con la nueva promoción a nivel nacional. «Esos nuevos policías los tendremos en la segunda mitad del año», estima.

A nivel geográfico, Gimeno sitúa la mayor necesidad en Dénia, Valencia, Alicante y Benidorm, ésta última con la tasa de criminalidad más elevada de la región. «Los refuerzos en época de turismo se quedan escasos», lamenta. Seguridad Ciudadana, Policía Judicial o Brigada de Información son, para el SUP, las unidades policiales en las que más urge un refuerzo de personal.

Fotos

Vídeos