Los recortes de Marzá a la concertada ya pasan factura

Vicent Marzà, durante la presentación de las principales cifras del curso.
Vicent Marzà, durante la presentación de las principales cifras del curso. / juan carlos cárdenas/efe

Los colegios privados sostenidos con fondos públicos registran las caídas de alumnado más acusadas, especialmente en aulas de Bachillerato

J. BATISTA VALENCIA.

El conseller de Educación, Vicent Marzà, presentó ayer las principales cifras del curso que comienza el lunes en toda la Comunitat menos en Alicante ciudad, donde se inicia hoy. Una de las conclusiones es que desciende, a nivel global, el total de alumnos en los centros sostenidos con fondos públicos, lo que implica cambiar la tendencia de años anteriores. Síntoma de la influencia de la caída de la natalidad, si bien el factor demográfico no explica completamente por qué la red concertada acumula los descensos más acusados, como se puede observar en el gráfico incluido en la página, extraído de los datos oficiales facilitados por la conselleria.

Sólo hay incrementos en Primaria, única etapa que no se sometió al proceso de renovación de conciertos del curso pasado, y FP Básica, donde sí se crearon nuevas aulas tras este procedimiento. Por contra, Bachillerato, el nivel más afectado por la reducción de unidades, con 27 aulas de 1º menos que el curso pasado, experimenta la caída más clara al tener 1.300 alumnos menos (-9,13%). No se puede olvidar que la decisión de la conselleria de reducir los conciertos en las etapas postobligatorias implicó en este caso que la oferta se redujera en más de 900 plazas, que ya no se pudieron elegir en la admisión. Más complicado es encontrar una explicación para las 400 restantes, que puede ir desde cambios de matrícula, de residencia o por coyunturas demográficas, en el sentido de que la generación de alumnos que promocionó desde la ESO en el 2016-2017 fue más reducida que la anterior.

En cuanto a FP, que también sufrió un endurecimiento de los requisitos de concertación, la caída llega al 4,56%, más acusada que en la pública (-1%), y lo mismo pasa en la ESO, donde el balance global fue de una decena de aulas menos. También se renovaron conciertos en Infantil, cuyo alumnado se desploma, si bien es una tendencia compartida por ambas redes que se explica en gran medida por la natalidad.

Preguntado por si la reducción de la concertada, en las diferentes etapas, está relacionada con el proceso de renovación, Marzà opinó que tiene que ver con la tendencia demográfica y con las opciones de las familias, que «son las que eligen, ya que nosotros, como administración, no interferimos en esa elección».

Menos ratio, más inversión

Otro dato destacable es la bajada de la ratio media de alumnos por aula, que se sitúa en 22,5 frente al 25,2 del 2014-2015, lo que ayuda a la mejor atención del alumnado y da calidad laboral a los docentes. Sin embargo, en la concertada el promedio se eleva hasta el 25,9 mientras que en la pública es de 21,3, cuatro alumnos de diferencia que Marzà atribuyó a que la segunda red cubre casi todas las localidades pequeñas, con menor densidad de población, si bien desde el sector consideran que la demanda social de los padres influye en que los centros estén más llenos.

El conseller destacó además que se ha incrementado un 12% la inversión por alumno respecto al 2015 y que pese a que hay menos estudiantes aumenta en 1.461 el número de profesores. También recordó la subida de beneficiarios de Xarxallibres (+16%), de becas de comedor (+21,5%) y de ayudas y plazas para niños de cero a tres años.

El Constitucional, más lejos

También se refirió al decreto ley sobre plurilingüismo, aclarando que sí permite introducir el inglés en tres años al contrario de lo que decía la norma de 2017 suspendida. Además se mostró tranquilo ante posibles impugnaciones en el Constitucional por parte del Gobierno. En este sentido, parece que la opción de que lo haga el grupo popular en el Congreso se enfría. El diputado Rubén Moreno dijo ayer que si es anticonstitucional debe ser el Gobierno quien actúe. Por otro lado, el PP valenciano pedirá en Les Corts una comisión de estudio para pactar un nuevo modelo lingüístico.

Más

Fotos

Vídeos