Recogen miles de firmas para que se garantice la elección de la lengua de enseñanza

Personas esperando para firmar la Iniciativa Legislativa Popular, ayer en Alicante. / lp
Personas esperando para firmar la Iniciativa Legislativa Popular, ayer en Alicante. / lp

La asociación Hablamos Español necesita medio millón de rúbricas para que se tramite una ley estatal que dé libertad en cualquier localidad

J. BATISTA

valencia. La asociación Hablamos Español ha traído a la Comunitat la campaña de recogida de firmas para sacar adelante su Iniciativa Legislativa Popular (ILP). Entre otros objetivos persigue el blindaje mediante una ley estatal de la libre elección de lengua de enseñanza en las comunidades con dos oficiales, así como de la exención. Ayer se instalaron en la plaza de la Montañeta de Alicante y el jueves estuvieron en la de los Pinazo de Valencia capital.

La presidenta Gloria Lago calificó la iniciativa de «rotundo éxito», con largas colas de gente esperando a que se abrieran las mesas. Desde la organización calculan que se han podido recoger varios miles de firmas valencianas, si bien explicaron que aún no han hecho un recuento de las rúbricas en manos de los diferentes fedatarios, que son las personas que se comprometen mediante una declaración jurada a recopilar y custodiar los pliegos oficiales de firmas. Cabe recordar que para que la ILP prospere deben estar certificadas. Sólo en la recogida de Valencia, añadió Lago, consiguieron más de un centenar de nuevos colaboradores.

La campaña es la apuesta principal de esta asociación estatal creada en 2017 que cuenta con el apoyo de varias organizaciones valencianas nacidas al calor del decreto de plurilingüismo, ya derogado tras las polémicas judiciales. La puesta en marcha de la ILP ha sido aceptada por el Congreso, aunque para que sea aprobada su tramitación -como proposición de ley de Libertad de Elección Lingüística- se necesitan medio millón de firmas certificadas recogidas en un plazo de nueve meses. Además de los requisitos técnicos se precisa de voluntad política, lo que explica que sólo dos ILP hayan tenido éxito durante la etapa democrática.

Lago explicaba ayer que ante el éxito obtenido en la Comunitat se va a instalar otra mesa próximamente en Valencia y que además se podrá depositar la firma a través de los fedatarios y los puntos de recogida que se localizarán a través de la web de la asociación. También se puede apoyar con la firma electrónica.

En materia de enseñanza, la ley propuesta señala que las familias de regiones con dos lenguas oficiales tendrán derecho a elegir la que quieran, y si no hay una demanda mínima y no se ofrece el modelo preferido en su zona, se garantizará que el alumno pueda usar materiales, examinarse o dirigirse a los docentes en la elegida. En la Comunitat hay decenas de municipios donde este curso ya no se pudo elegir enseñanza en castellano en tres años.

Fotos

Vídeos