Puig insiste en que el modelo Alzira «no funciona»

A. T. ALZIRA.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha sido el encargado de dirigir la última reunión con los alcaldes de la Ribera antes de que la reversión sea una realidad el próximo domingo.

Puig defendió este proceso llevado a cabo por la Conselleria de Sanidad y asegruó que «va a mejorar las expectativas de los vecinos de la comarca».

Además, afirmó que el modelo Alzira «no ha acabado de funcionar» y que «ha habido problemas para evaluar las liquidaciones». Puig no quiso avivar más la polémica con la empresa concesionaria y añadió que se ha querido realizar la reversión «sin conflicto ya que respetamos los intereses de las empresas privadas pero el gobierno piensa siempre en el interés de las personas».

Estas declaraciones las realizó tras la reunión celebrada en Alzira, tan solo un mes después de que la consellera del área, Carmen Montón, hiciese lo propio en la ciudad para hablar con los representantes municipales sobre el proceso y escuchar las dudas de los ediles.

En esta ocasión, Puig estuvo al frente de la comitiva autonómica en su visita a la Ribera y fue el que tomó la palabra en primer lugar ante los medios para señalar que «éste es un día de alegría» al estar a punto de culminar el cambio de gestión en el departamento de salud.

Sobre el proceso de reversión de estos últimos meses, Puig apuntó que ha habido «diálogo permanente con los alcaldes y la Conselleria» aunque en los anteriores encuentros habían sido dirigidos por Montón.

Fotos

Vídeos