Puig dice que las obras para reanudar la línea T2 comenzarán en enero

Parte del trazado de la T2. / j.j. monzó
Parte del trazado de la T2. / j.j. monzó

El presidente fija fecha para la primera fase de los trabajos y resalta que también se estudia la prolongación del metro hasta el Pont de Fusta

I. DOMINGO/EFE VALENCIA.

Cuenta atrás para la reanudación de las obras de la línea T2 (ahora línea 10) de Metrovalencia, que estaban paralizadas desde 2011 y que la Generalitat anunció el pasado verano que iban a retomarse gracias a fondos europeos. Será en enero de 2019 cuando se inicien los trabajos, según avanzó ayer el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, tras presidir la reunión del consejo de dirección de la Conselleria de Obras Públicas, ya que Puig ha asumido las competencias de este departamento debido a la baja por maternidad de su titular, María José Salvador.

Hasta ahora la consellera únicamente había apuntado a que la licitación se realizaría este año para poder retomar la actuación a principios de 2019, sin concretar fecha. Puig dio ayer un paso más y especificó que será en enero cuando empiece la primera fase de la T2, dotado con 50 millones y que contempla el tramo comprendido entre la calle Alicante y el Oceanogràfic. En este sentido, se espera que la redacción del proyecto de la futura línea 10 -aquí sí que se incluye el tramo completo, es decir, hasta Nazaret- esté finalizada en octubre, de forma que las obras se liciten y adjudiquen en el último trimestre de este ejercicio.

Además, el jefe del Ejecutivo valenciano resaltó que el proyecto, licitado a comienzos del pasado marzo por 1,52 millones, incluye el estudio para la prolongación de esta línea hasta el servicio de tranvía del Pont de Fusta. Ya figuraba en el proyecto original planteado en su día por el PP, con un trazado subterráneo que atravesaba la plaza del Ayuntamiento y el Mercado Central. Ahora, con la licitación de la redacción del proyecto hasta Nazaret también se ha incluido un apartado para resolver las futuras conexiones o «intercambio con otras líneas e intermodalidad», según recoge el pliego.

La primera fase de la línea abarca el tramo hasta el Oceanogràfic y tendrá una inversión de 50 millones

«Hemos pasado de una línea que estaba totalmente abandonada por el anterior Consell a poner en marcha el proceso para que la conexión de Nazaret al Pont de Fusta por metro y Tram sea posible en los próximos años», reivindicó Puig en su comparecencia ante los medios acompañado de todo el equipo directivo de la conselleria.

El responsable autonómico destacó que su Ejecutivo descarta renunciar a una «infraestructura de transporte fundamental» y rechaza «malgastar recursos ya invertidos por los valencianos» en esta obra. «Se van a hacer los proyectos. Nuestra voluntad es hacer las obras atendiendo a la realidad presupuestaria que tengamos», añadió.

Las dos fases de la reactivación de la T2 supondrán una inversión de 86 millones «sin la ayuda que han recibido otras ciudades» para planes similares, añadió Puig en referencia a la ausencia de subvención para el transporte metropolitano de Valencia en los presupuestos estatales presentados la semana pasada.

En este punto también hizo mención a la elaboración del nuevo mapa concesional del transporte público que engloba, a su vez, otros 40 planes. Se pretende facilitar los desplazamientos, por ejemplo, hasta los hospitales y centros educativos y tendrá en cuenta la Agenda Valenciana contra la Despoblación.

Más

Fotos

Vídeos