Puig defiende el plurilingüismo tras el ultimátum del TSJ para cumplir la suspensión

EFE / R. V. VALENCIA.

Dos días después de que el TSJ diera un ultimátum a Marzà para cumplir con la suspensión del decreto de plurilingüismo, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, se refirió ayer a la norma señalando que el decreto de plurilingüismo es «un instrumento que no perjudica a nadie», y que «la inmensa mayoría» de los conciertos educativos han continuado vigentes en la Comunitat Valenciana. A ello añadió que sólo se han quitado algunos de Bachillerato.

Durante 'Los Desayunos de EFE en el Colegio de Abogados de Valencia', Puig consideró que el Partido Popular quiere hacer de la educación «un conflicto», mientras que «lo único» que pretende el actual Consell es «superar el fracaso» de los Gobiernos populares en esa área.

Lamentó que el PP busque sacar «rédito político» de la educación, y por ello la sitúa en el conflicto. Además defendió que el Consell está por un debate con toda la comunidad educativa para conseguir un acuerdo en torno a una ley de Educación valenciana, para la que se buscará «el máximo consenso posible».

Respecto al plurilingüismo apuntó que en la actualidad sólo el seis por ciento de los niños valencianos acaban la ESO sabiendo inglés y sólo el 36 por ciento sabiendo valenciano, y lo que quieren es que cuando acaben esa etapa sepan castellano, valenciano e inglés, «porque eso es la igualdad de oportunidades para todos».

Insistió en que el decreto de plurilingüismo «no perjudica a nadie», porque aquellos centros «que quieran mantener la situación previa al decreto pueden hacerlo», y sobre los conciertos de Bachillerato ha precisado que si se han quitado algunos ha sido porque no son obligatorios y por «eficiencia básica», allí donde hay plazas públicas. Puig destacó que en muchas comunidades autónomas no hay concierto de Bachillerato.

Fotos

Vídeos