Puig abre la puerta a cambiar el decreto de plurilingüismo antes de ver hoy a Bonig

El conseller de Educación, Vicent Marzà, y el presidente del Consell, Ximo Puig.
El conseller de Educación, Vicent Marzà, y el presidente del Consell, Ximo Puig. / EFE/Kai Försterling

El jefe del Consell muestra la disposición a corregir la norma si «hay algún aspecto concreto que no se ajuste a la ley»

EP/R. V. VALENCIA.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, abrió ayer la puerta a modificar el decreto de plurilingüismo si el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) lo declara ilegal. Las declaraciones del presidentee del ejecutivo valenciano llegaron un día antes de la reunión que Puig celebrará hoy con la presidentea del PP en la Comunitat Valenciana, Isabel Bonig.

El encuentro es la respuesta de Puig a una carta de la líder popular cuando comenzó a agudizarse la crisis en Educación por las resoluciones judiciales que han anulado el plurilingüismo. Con el anuncio del encuentro Puig retomaba la crisis educativa tras una conversación con el presidentee de la patronal educativa. Al referirse al diálogo que hoy mantendrá con la líder de los populares, señaló que el Consell «está elaborando una ley de educación que intente cristalizar un acuerdo muy amplio» para evitar «vaivenes en las políticas educativas».

En sus manifestaciones de ayer el jefe del Consell aseguró que el decreto de plurilingüismo es «correcto» y «no ha sido una invención política partidista». No obstante, señaló que si «hay algún aspecto concreto del decreto que no se ajuste a la ley» se «modificará» porque el «objetivo irrenunciable» es que todos los alumnos sepan castellano, valenciano e inglés.

Este pronunciamiento es el primero que se ha hecho público por algún miembro del Consell mostrando la disposición del ejecutivo valenciano a corregir el contenido de la norma de la Conselleria de Educación, después de la resistencia a cumplir con el mandato de los jueces de volver al modelo anterior al decreto del plurilingüismo siga paralizado cautelarmente.

El jefe del Consell indicó que la normativa de la Conselleria de Educación -suspendida cautelarmente por el TSJCV, que ha obligado a aplicar la anterior normativa del PP- se asienta sobre todo «en informes de expertos» y «no a través de la dinámica propia de una concepción política».

«Alguna contradicción»

A esta consideración añadió que el decreto que ha redactado el gobierno valenciano «en estos momentos tiene alguna contraindicación por parte de alguna instancia jurídica». Además destacó que desde la Generalitat quieren que la Justicia «finalmente determine cuál es el problema». También dijo Puig que el ejecutivo valenciano aceptará «en cualquier caso la decisión judicial», no obstante, no renunciará «al principio de igualdad de oportunidades ni a la concreción que significa en el campo lingüístico que los niños sepan castellano, valenciano e inglés».

A su juicio, la educación pública en la Comunitat parte «del fracaso del PP», que a su salida de la Generalitat «dejó una foto finish» en la que un seis por ciento de los niños valencianos sabe inglés, un 36% valenciano y más de un 90% castellano, lo que denota «un déficit fundamental» en la lengua anglófona y «uno muy importante» en la propia. Considera necesario y «posible» que los alumnos estén capacitados en estas tres lenguas, lo que supondrá «una garantía de mayor igualdad de oportunidades».

Por otro lado, preguntado por las decisiones del Gobierno central de recurrir el decreto del uso del valenciano en la Administración o medidas como la sanidad universal, Puig ha considerado «increíble» e «inhumano» que el Ejecutivo de Mariano Rajoy esté en contra de estas medidas. La reunión que hoy mantendrán Puig y Bonig, según el jefe del Consell se enmarca en la «normalidad democrática» y cada uno pondrá encima de la mesa sus planteamientos. Él se centrará en «el problema fundamental que es la financiación». Pedirá a la líder del PP «todo su apoyo». En cuanto a abordar el decreto de plurilingüismo, Puig (que hoy no atenderá a la prensa, según anunció el Consell) remarcó que atenderá «todas las cuestiones que plantee con toda la normalidad democrática».

Fotos

Vídeos