Los proyectos pendientes del corredor hasta Vandellós estarán a inicios de 2018

De la Serna, durante el viaje en pruebas.
De la Serna, durante el viaje en pruebas. / EFE/MORELL

Fomento encarga un estudio de viabilidad para conectar el aeropuerto de Alicante con la red ferroviaria

I. D./EP VALENCIA/MURCIA.

Los proyectos de los tramos del corredor mediterráneo entre Castellón y Vandellós, que finalmente tendrán ancho internacional y cuyos contratos fueron rescindidos al variar la propuesta, ya se están redactando y estarán acabados en el primer trimestre de 2018, por lo que se mantiene la previsión de que el tramo esté operativo en 2019.

Es uno de los anuncios que ayer realizó el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, durante la visita que realizó a Elche y Murcia para supervisar las obras de la alta velocidad, incluidas dentro del proyecto del corredor mediterráneo. De la Serna también avanzó que la conexión entre Alicante y Valencia tendrá «un salto importante en pocos días», aunque se mantiene «el compromiso» de que esté terminada en 2019. De la Serna hacía referencia a la próxima licitación en octubre del montaje de vía entre las instalaciones correspondientes del tramo entre L'Alcúdia y La Encina, que permitirá trasladar la circulación a la vía convencional.

En su visita a la Comunitat, el titular de Fomento repasó otros tramos del eje mediterráneo, como el de Valencia-Castellón, donde continua la evaluación de la Agencia de Seguridad Ferroviaria. En este sentido, el pasado viernes, el presidente de Adif, Juan Bravo, anunció en Valencia que la alta velocidad a Castellón podría estar operativo antes de que acabe el año.

Respecto al trazado que discurre entre Castellbisbal y Vilaseca, anunció el reinicio de dos de los tres subtramos a mediados de octubre y el tercero, con el que había problemas para el inicio de las obras, «está en proyecto», por lo que suscribió su compromiso de licitar las actuaciones antes de que concluya el año.

Ya en el sur, entre Murcia y Almería, el ministro confirmó que los proyectos para los seis tramos estarán redactados en el primer trimestre de 2018, un «tiempo récord» tras el cual comenzarán los procesos de expropiación y licitación, que se llevarán a cabo de manera simultánea en todos los tramos también durante el próximo año.

Ante este anuncio, desde el lobby Ferrmed, reiteraron la petición para que el trazado hasta Pulpí adelante su conclusión y esté operativo en 2020, dado que los empresarios hortofrutículas de la zona quieren ejecutar una estación intermodal orientada a la exportación.

Por otro lado, el aeropuerto de Alicante también se vio beneficiado con la visita de De la Serna, que trajo bajo el brazo la reactivación de una demanda de los empresarios: el estudio de viabilidad de la conexión de la terminal de El Altet con la red de infraestructuras ferroviarias. Se trata de un proyecto que ya se puso sobre la mesa en 2010 aunque quedó descartado por su coste.

Fotos

Vídeos