Una ONG protesta por el cierre de su sede en Catarroja ante el pleno municipal

ADA DASÍ

catarroja. Un grupo de beneficiarios de la Asociación Humanitaria de Catarroja Ca la Mare se personó en el último pleno, con su presidenta, Giovanna Rodríguez, para pedir explicaciones a las autoridades locales por el precinto de su sede el pasado día 16. En este tiempo, la entidad no ha podido dar de comer a los 235 usuarios que acuden a diario a su local, además de los cerca de 900 que atiende a través del programa de alimentos de la Unión Europea.

Las razones que alegó el Ayuntamiento para precintar la sede son principalmente de «seguridad pública» y residen en que carece de licencia de actividad y un plan de emergencias. También señalan las quejas vecinales que ha provocado su presencia. Para el Consistorio, la labor que desarrolla la entidad la cubre los Servicios Sociales municipales, aunque, como ha tratado de demostrar la asociación, «no se encargan de dar comida a las personas que lo necesitan».

Anteriormente al pleno, la representante de la entidad se reunió con las autoridades locales pero no llegaron a un acuerdo para levantar el precinto del local. Las protestas por la actitud del equipo de Gobierno se trasladaron al pleno con intervenciones de los usuarios.

Fotos

Vídeos