Una promotora recupera el histórico edificio del Penal de Dénia para nuevas viviendas

Los trabajos para arreglar la fachada protegida del histórico edificio del Penal de Dénia .
Los trabajos para arreglar la fachada protegida del histórico edificio del Penal de Dénia . / Tino Calvo

El inmueble, cuya fachada está protegida, se construyó en 1922 y se ha ido deteriorando tras llevar años abandonado

R. GONZÁLEZ DÉNIA.

Una promotora dueña del histórico edificio del Penal de Dénia ha decidido arreglar este inmueble casi centenario del centro de la ciudad que lleva años abandonado y que se ha ido deteriorando con el paso del tiempo. Su intención es que vuelva a albergar viviendas, como antaño.

La idea que tienen los propietarios es hacer el bajo comercial y construir varios pisos por planta, aunque todavía no se ha definido el diseño definitivo. Además, podrían elevarlo una altura más. Lo que todavía no saben es si venderán las viviendas o si serán de alquiler, como las que había cuando se levantó por primera vez.

El edificio del Penal se construyó en el año 1922 entre las calles Diana y Colón. Según recoge el libro 'La mirada de l'Arxiu. Dénia (1970-2000)', el nombre surgió a raíz de comparar esos pisos, «pequeños como celdas de un penal» con los lujosos que se levantaron en las calles Marqués de Campo y Diana, también para alquilar.

En ese documento aparece que desde el principio se instaló en la planta baja el Forn del Penal, regentado por el panadero José Ortiz Romà, padre de los creadores de Magdalenas Ortiz. Luego fue pasando por varias manos. Hasta poco antes de su clausura, el horno se conservó casi igual que fue construido, con pavimento haciendo dibujos en blanco y negro y un gran armario con estantes de madera de cara a los clientes.

Sin embargo, el resto del inmueble se fue deteriorando con el paso de los años. El edificio del Penal se incluyó en el catálogo de bienes protegidos Dénia de 2004. Poco después quedó abandonado. Las inclemencias meteorológicas lo han ido degradando poco a poco hasta que fue necesaria la colocación de mallas protectoras por razones de seguridad. Tan malo era su estado que el ayuntamiento tuvo que solicitar a los propietarios en varias ocasiones que actuarán por el peligro de que se desprendiesen partes de la fachada, cayesen a la calle y causen alguna desgracia.

Algunos vecinos reconocían que no pasaban por esa acera desde hacía mucho tiempo porque les daba miedo que en cualquier momento se desprendiese algún fragmento debido a la patente degradación que había experimentado. Algo que finalmente ocurrió en marzo tras las abundantes lluvias caídas a principios de ese mes.

Parte de un balcón de ese edificio protegido se desplomó sobre la calzada y los cascotes fueron a para a un coche. Por suerte, solo provocó daños materiales y ninguna persona resultó herida.

En un primer momento, los bomberos se encargaron de retirar las partes peligrosas que no estaba protegidas por las mallas. Pero el resto de la actuación le correspondía a los propietarios de la finca.

Debido a los efectos de esas lluvias el Ayuntamiento de Dénia se vio obligado a acelera el proceso para exigir a los propietarios del inmueble que lo arreglaran para mejorar su seguridad. Esos trabajos para regularizar la situación del inmueble ya están en marcha e incluyen sanear la fachada, que es la zona protegida, y derribar la parte interior. La intención es que entre estas obras y las que tienen que hacer para levantar las nuevas casas no transcurra mucho tiempo.

De momento, y aunque todavía no se sabe cómo serán los pisos, ya hay varias personas interesadas en comprar una de las viviendas.

Fotos

Vídeos