Los profesores auguran cientos de despidos en las escuelas infantiles

Unos niños trabajan  en una guardería. / vicente vicens
Unos niños trabajan en una guardería. / vicente vicens

Acusan a la Conselleria de promover un «ERE encubierto» que afecta a una plantilla de 5.000 trabajadores en la Comunitat

JUAN SANCHIS VALENCIA.

La Conselleria de Educación tiene en marcha desde hace varios años un plan experimental que funciona en varios centros de la Comunitat Valenciana para introducir la Educación Infantil en el sistema público. El proyecto nació en el curso 2015-2016, nada más llegar Vicent Marzà al departamento. Cada curso gana oferta pese al malestar que causa en el sector privado, las conocidas como guarderías, así como en la red concertada, donde pese a sostenerse con fondos públicos no disponen de la posibilidad de la gratuidad para sus unidades.

Pero ahora la Conselleria ha dado un salto de gigante. El anuncio de la creación de 14.400 plazas escolares gratuitas para alumnos de dos años el próximo curso ha hecho saltar todas las alarmas. La decisión del departamento que dirige Vicent Marzà supone un duro golpe a la red de escuelas infantiles de la Comunitat. A las críticas de la patronal se suman las de los profesores del sector que ven peligrar sus empleos.

Se pueden perder cientos de puestos de trabajo, según denuncia FSIE-Comunitat Valenciana, el sindicato mayoritario en la enseñanza concertada que engloba a maestros y otros trabajadores. La formación sindical señaló que en estos momentos la plantilla que presta servicio en estos centros alcanza los 5.000 profesores. «Se puede producir un aluvión de despidos, ya que las empresas no van a poder mantener abiertas las escuelas», criticó Juana Latorre de FSIE.

Además, denunciaron que las despidas serán fundamentalmente mujeres, más afectadas por el desempleo que los hombres. Hay que tener en cuenta, reseñaron desde FSIE, que el 99% de los empleados en estos centros son de género femenino.

De hecho, el sindicato FSIE denunció que la decisión de Educación se trata de «un ERE encubierto», ya que «hace peligrar los puestos de trabajo de cientos de profesionales que, a través de la red privada de escuelas infantiles de iniciativa social, ya prestan un servicio de calidad a la sociedad que desde la actual administración autonómica no se reconoce».

En este sentido, Juana Latorre explicó que la actuación de la Conselleria de Educación supone una condena a muerte de numerosas escuelas. «No sabemos la cantidad exacta de despidos que se producirán, pero los habrá, ya que las empresas no pueden mantener los centros abiertos con pocos alumnos», resaltó.

En esta línea, indicó que con la medida de la Conselleria de Educación, las guarderías privadas verán reducido su marco de actuación a las aulas de 0-1 años y 1-2 años, que no estarán cubiertas por el sistema público. En el primer caso, sólo se pueden tene

r ocho niños por unidad y en el segundo, tres. «Con veintiún alumnos no hay escuela que se mantenga», sentenció.

La dirigente sindical explicó que con la puesta en marcha del plan experimental de la Conselleria de Educación, el sector privado ya hubo de aplicar en la práctica una reducción de jornada. «Se tuvieron que poner en marcha medidas que flexibilizaron la jornada laboral, lo que provocó un empeoramiento de las condiciones de los trabajadores», resaltó.

Desde FSIE se recalcó que la Conselleria de Educación no dispone de los medios para ofrecer un servicio de calidad, tal y como el que se presta en la actualidad desde el sector privado. «A los dos años, los niños aún no controlan los esfínteres y se necesitan unas instalaciones adecuadas, de las que no tienen los centros educativos públicos», afirmó Latorre.

En esta línea, Juana Latorre recordó que, entre otros aspectos, las guarderías privadas funcionan con horario laboral, mientras que las escuelas infantiles que quiere promocionar la Conselleria de Educación lo harán en horario escolar, con los consiguientes inconvenientes para los padres.

De esta forma, las escuelas infantiles abren sus puertas mucho más tiempo que los centros educativos. Los padres pueden dejar a sus hijos en las guarderías los mismos días que ellos trabajan, ya que no hay vacaciones de Pascua ni de Navidad, algo que no ocurrirá en las escuelas infantiles públicas que se rigen por el calendario escolar. Además, están disponibles más horas al día que un colegio.

Educación no ve riesgo

La Conselleria de Educación aseguró por su lado que «ni hay riesgo de perder puestos de trabajo» en la red privada «ni riesgo de libertad de elección para las familias».

Según destacaron desde Conselleria las 14.400 plazas de aulas de dos años gratuitas no corresponden en su totalidad a las aulas de dos años creadas en los centros educativos de Infantil y Primaria. La gran novedad para el próximo curso, según Educación, es costear con presupuesto de la Generalitat las aulas de dos años de las 'escoletes' municipales, que según los casos son de titularidad municipal pública y en otros se gestionan de forma privada, y en todos los casos la Generalitat ofrecerá que las aulas de dos años de estos centros municipales sean gratuitas.

Más

Fotos

Vídeos