Prisión sin fianza para el conductor drogado que mató a un ciclista en Oliva

Holandés detenido por el atropello del ciclista en Oliva entrando en el juzgado. / Tino Calvo

La Guardia Civil detuvo al presunto homicida, tras darse a la fuga por una carretera rural

LAS PROVINCIAS
LAS PROVINCIAS

Él juzgado de Instrucción número 1 de Gandia ha ordenado el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza para el detenido por el atropello mortal de un ciclista ocurrido este domingo en la N-332, en el término de Oliva. Según han confirmado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), el juez le imputa un delito de homicidio, conducción bajo influencia de estupefacientes, conducción temeraria y omisión del deber de socorro.

El acusado se dio a la fuga y fue localizado por la Guardia Civil en una carretera rural, tras detectar los daños en su vehículo. Este hombre, de origen holandés y residente en Ondara (Alicante), dio positivo por consumo de estupefacientes, según informa Efe de fuentes de la Delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana.

El ciclista fallecido, de 32 años de edad, residía en el municipio alicantino de Benissa pero era natural de Senija, en esa misma provincia, que ayer declaró tres días de luto.

El pasado 7 de mayo otros tres ciclistas fallecieron arrollados en la misma carretera, la N-332 a su paso por el municipio de Oliva, por una conductora que había consumido drogas y alcohol.

Accidente mortal

La víctima mortal del atropello, Alejandro, vecino de Benissa aunque natural de Senija, no estaba el domingo del todo convencido de salir a rodar por la nacional 332, pero su pasión por la bicicleta hizo que apartara sus temores y se embarcara en una ruta por la carretera en la que, un mes antes, habían perdido la vida tres compañeros arrollados por una conductora ebria y drogada. Pasadas las ocho de la mañana la tragedia se dio cita, de nuevo, en esa fatídica vía, también a la altura del término municipal de Oliva. En puntos apenas separados por cinco kilómetros de distancia y con el mismo resultado.

Un vehículo embistió por detrás al ciclista, que falleció poco después, y se dio a la fuga. Pero no llegó muy lejos. Minutos más tarde, agentes de la Guardia Civil de Oliva detuvieron al conductor presuntamente responsable de los hechos, un joven holandés de 25 años y vecino de Ondara que dio positivo en el test de consumo de sustancias estupefacientes. Después de prestar declaración en las dependencias de la Benemérita de Gandia, y ya por la tarde, fue trasladado a los calabozos de Oliva. Hoy ha pasado a disposición judicial en los juzgados de Gandia.

A Alejandro lo acompañaba Juanjo, que resultó ileso, pero tras el accidente tuvo que ser atendido por una crisis de ansiedad. Fue testigo de cómo un BMW, que discurría en sentido Valencia por la citada vía, se cobraba la vida de su compañero. Los daños que sufrió el turismo fueron claves para la detención de su conductor. Una patrulla de la Guardia Civil de Oliva observó los desperfectos del coche y optó por seguirlo. En ese momento los agentes tuvieron conocimiento del atropello y procedieron a su detención en una carretera rural de la zona que discurre paralela a la N-332.

Aunque había bebido alcohol, no superaba la tasa máxima permitida (dio 0,21 miligramos por litro en aire expirado cuando el tope es 0,25), pero dio positivo en drogas, según confirmaron ayer fuentes de la delegación del Gobierno en la Comunitat. El supuesto responsable del incidente iba acompañado y se le tomó declaración, pero no se le imputa ningún delito.

Lamentablemente, el refuerzo de los controles de alcohol y drogas decretado por la Dirección General de Tráfico tras el atropello de hace un mes no pudo evitar este nuevo accidente mortal. Desde la delegación del Gobierno destacaron que sólo en esa zona de la Safor se habían dispuesto ayer hasta cuatro controles, pero ninguno de ellos consiguió evitar la tragedia. Precisamente el sábado, el propio delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, informó de que se estaban intensificando estos controles con el objetivo de incrementar la seguridad de los ciclistas; y anunció la puesta en marcha de distintas rutas seguras tanto en la provincia de Valencia como en la de Castellón, en las que se aumentaría la vigilancia y se reduciría el límite máximo de velocidad para los vehículos.

El suceso de ayer no sólo conmocionó a las familias y amigos de ambos ciclistas. La localidad de Senija quedó en estado de shock. Las banderas ondeaban a media asta, y el Ayuntamiento decretó tres días de luto oficial tras un sentido minuto de silencio.

El entierro del joven fallecido tendrá lugar mañana martes en Benissa. Previamente se llevará a cabo un recorrido como homenaje, por parte de numerosos ciclistas, desde Senija hasta la misma Benissa.

Por otra parte, desde la Generalitat anunciaron que el president Ximo Puig convocará esta semana una reunión de urgencia con la Federación de Ciclismo de la Comunitat, la Delegación de Gobierno y los departamentos autonómicos de Emergencias y Deportes para abordar la seguridad en las carreteras tras los accidentes de los últimos meses en los que se han visto implicados ciclistas. La reunión, todavía sin fecha, se celebrará a partir del miércoles, cuando Puig regrese de su viaje institucional a Luxemburgo.

Fin de semana trágico

Este fin de semana ha sido trágico para los ciclistas. En total cinco se han dejado la vida y otros cuatro han resultado heridos en las carreteras españolas entre el sábado y ayer, en un fin de semana negro para los aficionados a este deporte que ha costado la vida a, al menos, 24 personas en lo que va de año.

El sábado un vehículo grúa arrollaba a un ciclista en la carretera que une Godella con Bétera causándole un traumatismo craneoencefálico. Desde el hospital La Fe confirmaron ayer que continuaba ingresado en el centro con pronóstico reservado. A este siniestro se sumó el tráfico accidente de ayer en Oliva. Otro ciclista, vecino de Requena, también murió ayer mientras rodaba en una carretera de Cuenca, y dos de sus compañeros resultaron heridos.

Veinticuatro horas antes de este incidente, el sábado, tres carreteras navarras eran escenario de otros tantos siniestros de ciclistas. A las 9.55 horas, un hombre de 55 años pedaleaba por la N-120-A, a su paso por Erice de Iza (Navarra), cuando era alcanzado por un coche, y dos horas después otro ciclista de 56 años se dejaba la vida en un camino de Lodosa por causas que se desconocen a la espera de los resultados de la autopsia. El tercer fallecido se registraba en la NA-7183 en el término navarro de Urbasa, por una parada cardiorrespiratoria. Otro ciclista resultó herido tras sufrir una caída en NA-2040, en el termino de Arce (Navarra).

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, lamentó los hechos y reiteró su condena de las irresponsabilidades al volante de los conductores.

Más

Fotos

Vídeos