«Lo primero son los niños. Con menos de 8 años, al hospital»

Andrés Chessa. / i. marsilla
Andrés Chessa. / i. marsilla

Andrés Chessa, director de Socorro y Emergencias de Cruz Roja, asegura que el operativo de auxilio es el más amplio que se ha organizado en la región y estima en 400 los voluntarios activados

J. A. MARRAHÍVALENCIA.

Andrés Chessa cuenta con la experiencia de la llegada de pateras a Alicante. Es el director provincial de Socorro y Emergencias de Cruz Roja en esta provincia y una de las personas que el sábado trabajará para recibir a los rescatados del 'Aquarius'.

-¿Cómo es el procedimiento de criba tras el desembarco?

-Hay una primera valoración de todos con traductor. Lo primero son los niños. Menores de 8 años y embarazadas, directamente a hospital para un examen médico más profundo, al igual que jóvenes y adultos con lesiones.

-¿Qué sucede con el resto?

-Se les proporcionará un kit con ropa y útiles de higiene personal. Además, se les colocan pulseras como las de los hospitales para identificar y saber su historial médico. Va asociada a una ficha en la base de datos de Cruz Roja.

-¿Cómo se actúa con los niños?

-Con tacto y cariño. Se les explica su situación, pero también procuramos que no se sientan solos, entreteniéndolos con juegos como parchís y otras actividades lúdicas.

-¿Cuánto tiempo permanecerán en el albergue de recepción?

-No lo sabemos. A partir de ahí es la administración autonómica y la policía las que deciden su destino final en función de las condiciones legales que se apliquen, de si son grupos familiares, adultos solos, menores sin compañía...

-¿Es el del sábado el mayor dispositivo que asume Cruz Roja en la región?

-Sí hablamos de migrantes que llegan por mar, sin duda.

-¿Cuáles son las mayores dificultades que esperáis encontrar?

-Radican en la variedad de edad y perfiles de quienes vienen a bordo. Hablamos de bebés, mujeres embarazadas, adultos, enfermos...

-¿Tenéis ya información médica sobre los casos más graves?

-De momento, no. A veces patologías que no son graves, con el tiempo se complican y precisan atención inmediata. Lo mismo con los problemas sociales o psicológicos.

-¿Cuáles son las primeras sensaciones de los inmigrantes en el momento de tocar tierra?

-Para muchos es el fin de un sueño. Saben que se acaba su travesía, pero también hay mucha incertidumbre. En ocasiones, y por la experiencia en Alicante, llegan agotados, a veces sin saber ni qué tierra pisan.

-¿Cuántos miembros de Cruz Roja se desplegarán el sábado?

-Hay un grupo de voluntarios sobre el terreno y otros muchos con otras labores de coordinación, mecanismos administrativos y burocráticos... Tanto en la Comunitat Valenciana como fuera, podríamos estar hablando de entre 300 y 400 personas.

-¿Será suficiente el personal de la región o se prevén refuerzos?

-La temporalidad de esta atención está por definir, pero la Comunitat tiene músculo suficiente para la primera acogida. Si nos vieramos desbordados habrá refuerzos.

Fotos

Vídeos