La precariedad castiga a los jóvenes investigadores

Investigadores senior pasaron el relevo a las nuevas generaciones en la inauguración.
Investigadores senior pasaron el relevo a las nuevas generaciones en la inauguración. / LP

La sociedad matemática pide implicación a las universidadesLa UV acoge la cuarta edición de un congreso dedicado a visibilizar la producción científica de las nuevas generaciones dedicadas a la materia

ITZIAR SILVESTRE

valencia. La Universidad de Valencia acogió ayer la inauguración del 4º Congreso de Jóvenes Investigadores organizado por la Real Sociedad Matemática Española (RSME) en una jornada protagonizada por las condiciones de precariedad en que se mueven las nuevas generaciones de especialistas en la disciplina.

La naturaleza del congreso es, precisamente, combatir esta situación. Durante esta semana, más de 300 participantes compartirán sus ideas, líneas de trabajo e inquietudes en un evento organizado por y para jóvenes, con el objetivo de visibilizar su trabajo.

Frente a la precariedad y la falta de oportunidades, contrasta la proyección internacional que ha alcanzado la disciplina y que posiciona a España como la décima potencia en investigación matemática. «La producción científica de las nuevas generaciones es realmente relevante, debemos darles oportunidades desde las universidades españolas», apunta Francisco Marcellán, presidente de la RSME.

Ariadna Farrés, de la Universidad de Barcelona (UAB), se muestra de acuerdo. Tras haber colaborado con centros internacionales como la NASA, su situación laboral dentro de la UAB apenas ha avanzado. «Ya llevo ocho años como 'postdoc', hay pocas plazas y mucha gente», explica la investigadora de la UAB.

Ante la perspectiva de encontrarse las puertas cerradas de muchos centros de investigación españoles, un elevado porcentaje de jóvenes acaba saliendo al extranjero. «Es un síntoma de calidad y nivel de los jóvenes formados en universidades españolas», valora Lucía Sanús, organizadora del evento. Un ejemplo es la conferenciante Elisa Lorenzo, que ocupa ahora un puesto fijo en la Universidad de Rennes (Francia). Como ella, otras promesas de la investigación desarrollan sus proyectos en universidades extranjeras.

Fotos

Vídeos