El Poca: «Sabía que el toro me iba a coger»

El Poca, en un lance. /RULLOT
El Poca, en un lance. / RULLOT

JORGE CASALS VALENCIA.

Fue el gran protagonista del XXIII concurso nacional de recortes que se celebró el pasado domingo en la plaza de toros de Valencia. No fue el vencedor, pero sí conquistó el corazón de las más de diez mil almas que llenaron el coso y que se rindieron a la verdad y la épica de todo un grande: José Manuel González El Poca. Pasó a la final y salió literalmente a jugarse la vida. En juego estaba revalidar el triunfo del año pasado. El toro de Los Recitales le propinó una fuerte voltereta en el quiebro infiriéndole una cornada en el muslo. Y entonces sacó su raza de torero y con los pantalones tintos en sangre, volvió a la cara del toro para realizarle de nuevo el mismo quiebro. La plaza en pie se rindió ante su heroicidad. «Sabía que me iba a coger, lo vi en su mirada . Lo aguanté tanto que al toro no le dio tiempo a desplazarse y prácticamente me atropelló. El día antes tuve un presentimiento y no falló». Es el relato en primera persona de El Poca, ya en casa, recuperándose de esa cornada de 15 centímetros en la ingle izquierda y de un esguince cervical.

El año anterior se proclamó vencedor en Fallas y en Castellón. Un doblete que lo convirtió en uno de los nombres propios de la temporada. Todo el peso recaía en él, la responsabilidad era alta. Un nuevo reto para este recortador de Vall d´Uixó. «Iba con muchas ganas y mentalizado para el triunfo, para revalidar lo que conseguí el año pasado. El nivel de exigencia es alto y el público quiere verme todos los días dando lo máximo, esperan mucho de mí y no puedo defraudar. Valencia es muy especial y ese tipo de plazas siempre te motivan», explica.

La cogida fue espeluznante. Se levantó, se miró la cornada y volvió a la cara del toro. «Es algo que llevas dentro. Me vi la cornada pero sabía que podía volver. Me acordé entonces que otros que también tuvieron este gesto otras veces».

Ahora sólo piensa en la reaparición, que todo apunta a que será en Teruel el 22 de abril, en un mano a mano con el turolense Iván Sánchez frente a un toro de García Jiménez. «Cuando reapareces siempre está presente esa incertidumbre de saber cómo te vas a encontrar», dijo.

Fotos

Vídeos