El PP plantea a los centros pedir órdenes por escrito para evitar problemas con el plurilingüismo

Bonig denuncia que el Gobierno valenciano «lleva a cabo una insumisión en toda regla» al desobedecer el auto del TSJCV

TEO PEÑARROJA VALENCIA.

El Partido Popular ha recomendado a los centros educativos que pidan a la conselleria unas instrucciones por escrito sobre qué decreto lingüístico deben aplicar de cara al curso próximo para evitar así «incurrir en responsabilidades personales y patrimoniales», como señaló ayer la portavoz del PP en Les Corts, Isabel Bonig.

«Alguien tiene que decirles a los directores qué responsabilidades asumen si no siguen las órdenes y las decisiones de los tribunales», recalcó Bonig en referencia al decreto de plurilingüismo aprobado por la Conselleria de Educación y que fue más tarde suspendido cautelarmente por el TSJCV. En las instrucciones de inicio de curso previstas por la conselleria de Marzà se desliza que no se volverá a la normativa anterior, de 2012, aunque tampoco se afirma explícitamente que haya que seguir adelante con el decreto paralizado por los tribunales. Desde Educación se señala únicamente que se debe aplicar el proyecto autorizado, dando a entender que se trata del de 2017. En consecuencia, los centros quedan en un «limbo jurídico», según explicó Bonig, quien hizo hincapié en la idea de que «nadie va a ir contra los profesores siempre que acaten esas instrucciones».

La diputada popular advirtió al conseller de que «entra en un terreno peligroso» y «puede caer en un delito de desobediencia» si aplica el decreto. Según Bonig, hacerlo es «una insumisión en toda regla», y por ese motivo pidió ayer el cese inmediato de Marzà y la comparecencia urgente en la diputación permanente de Les Corts del presidente de la Generalitat, Ximo Puig. «Si Marzà no ejecuta la sentencia y no la acata habrá responsabilidades», agregó Bonig. «Y no sólo contra Marzà, sino contra todos aquellos que no la acaten».

En la misma línea se pronunció ayer Merche Ventura, diputada de Ciudadanos en Les Corts, quien consideró muy alarmante «que el departamento de Educación delegue a los centros educativos la responsabilidad de decidir el modelo plurilingüe». La portavoz de la formación naranja también quiso recalcar que «las instrucciones sobre el decreto de plurilingüismo son ambiguas, cobardes e ilegales».

El grupo parlamentario de Ciudadanos ha pedido también que se convoque la Diputación Permanente del parlamento autonómico para que el conseller de Educación pueda dar explicaciones «sobre la aplicación del decretazo ante la suspensión cautelar del TSJCV», como explicó Ventura.

El portavoz de Compromís en Les Corts, Fran Ferri, acusó a Bonig de «amenazas veladas» contra el profesorado. El diputado de la formación nacionalista exigió a la líder popular «que deje de amenazar a los funcionarios». Ferri también consideró que el Partido Popular utiliza el poder judicial para «sembrar el caos» y para «meter el miedo a la gente». «El PP utiliza la justicia para paralizar estas políticas que sólo buscan mejorar la vida de los valencianos», agregó.

Fotos

Vídeos