Menos plan de choque pese al aumento de pacientes pendientes del quirófano

L. G. VALENCIA.

La espera que soportan los pacientes para pasar por el quirófano es también objeto de análisis. Así, mientras en diciembre de 2015 los beneficiarios de la sanidad pública que se encontraban pendientes de la llamada de su hospital para ponerse en manos del cirujano eran 57.898, en diciembre de 2016 esa cifra había escalado hasta 65.136. Con posterioridad, Sanidad publicó otros datos de espera quirúrgica, los correspondientes a marzo de 2017, cuando los inscritos en el temido listado eran 67.525.

Frente a las listas de espera las medidas que desde hace años se han aplicado son el plan de choque, que implica la derivación de pacientes a clínicas privadas, o el autoconcierto, que supone ampliar el horario de actividad quirúrgica en los propios hospitales públicos.

La consellera de Sanidad, Carmen Montón, ha defendido desde su llegada al despacho de la calle Micer Mascó, la tendencia a reducir la derivación a la privada y el aumento del autoconcierto. La Memoria de 2016 refleja que mientras en 2015 se remitieron a las clínicas 13.367 pacientes para operar, el año pasado ese número se rebajó hasta los 11.606.

La diferencia, que supone una rebaja, es de 1.761 pacientes. En el mismo periodo ha aumentado el número de intervenciones realizadas en el autoconcierto al pasar de 14.496 a 15.488. La diferencia es de 992, un dato que no llega a cubrir la disminución del otro paquete de medidas plan de choque que se aplica para rebajar el número de usuarios de la sanidad para quienes no llega el momento de someterse al bisturí.

Otra de las observaciones que se desprende del documento es un aumento en el número de Urgencias hospitalarias atendidas. El pasado ejercicio se cerró con una media de 6.350 diarias. En el anterior esa media fue de 6.068.

Fotos

Vídeos