El plan autonómico de seguridad vial incluye más radares para reducir accidentes

La CV-500, unos de los viales con radar / Irene Marsilla
La CV-500, unos de los viales con radar / Irene Marsilla

Suprimir publicidad en carreteras que genere riesgo o potenciar el transporte público, entre las acciones a las que se destinarán 181 millones

Isabel Domingo
ISABEL DOMINGOValencia

La Generalitat invertirá 181 millones en el Programa de Seguridad Vial 208-2019, que presentó el miércoles 21 de febrero y en el que se contemplan 242 actuaciones destinadas a reducir la siniestralidad en las carreteras de la red autonómica, que abarcan un tercio del total de viales de la Comunitat y por las que transita la cuarta parte del tráfico.

Radares en la Comunitat

Entre esas medidas, recogidas en un documento en el que participarán varias consellerias (Educación, Sanidad, Emergencias o Bienestar Social), figuran la instalación de más radares de tramo en colaboración con la Dirección General de Tráfico (DGT) para lograr «una reducción efectiva» de la velocidad. Ya se han colocado, por ejemplo, en la CV-35 y en la CV-500, donde el director general de Obras Públicas, Carlos Domingo, reconoció que se comprobó que la señalización vertical «no era suficiente» tras realizar varios estudios de velocidad y se optó por esta medida, vigente desde hace unos días aunque la instalación comenzó el mes pasado.

Otra de las medidas que se impulsará para reducir la velocidad de los vehículos será la implantación de rotondas en carreteras de dos calzadas, según la información facilitada por la consellera de Obras Públicas, María José Salvador.

El 80% de los siniestros en carreteras autonómicas ocurren por colisiones frontales o salidas de vía

No es el único ámbito en el que actuará este plan para reducir la accidentalidad en las carreteras de la Generalitat, donde el 80% de los accidentes ocurren por colisiones frontales o salidas de vía. Así, se realizarán mejoras en travesías, márgenes, accesos e intersecciones y en los trazados viarios, donde algunos -como el de la CV-32- se homogeneizarán.

«Colectivos vulnerables» como viandantes, ciclistas o motoristas serán objeto de acciones específicas, según Salvador, que recordó el repunte en los accidentes y en el número de fallecidos tras haber descendido en los últimos años.

El informe elaborado por la conselleria también aborda el transporte público, del que se aboga por reforzar en horas punta en polígonos industriales o centros comerciales, o el transporte colectivo, con la construcción de aparcamientos disuasorios, uso de lanzaderas o carriles VAO, además de la restricción de vehículos privados en los centros urbanos.

La supresión de la publicidad en carreteras que, aunque sea legal, implique riesgo para la seguridad vial o la adecuación de la «señalización creíble» en las zonas de obras o según las circunstancias de la vía son otras de las medidas contempladas en el plan, que prevé que los ayuntamientos cuenten con partidas específicas para seguridad vial en sus presupuestos.

Fotos

Vídeos