Piden que no se politicen las policías locales de la Comunitat Valenciana

Piden que no se politicen las policías locales de la Comunitat Valenciana

El Sindicato Profesional de Jefes y Mandos de la Policía Local defiende en Les Corts sus enmiendas a la Ley de Coordinación de Policías Locales

REDACCIÓN.

El Sindicato Profesional de Jefes y Mandos de la Policía Local (SIPROJEFES) defendió en Les Corts sus enmiendas a la Ley de Coordinación de Policías Locales «para no convertir a las policías locales en policías políticas, y a sus jefes en marionetas de los alcaldes». En su intervención, Francisco Martín Uclés, presidente de SIPROJEFES, en clara alusión a las recientes sentencias judiciales falladas en contra de ayuntamientos como el de Chiva o Burjassot, insistió en que debe exigirse a los alcaldes el respeto a las funciones asignadas a las jefaturas de policía.

Existen claros ejemplos de esta politización de las policías locales en casos tan recientes como el de Chiva, en el que su intendente principal jefe fue suspendido de funciones durante seis meses al ser objeto de un expediente que finalmente fue declarado “sin ningún fundamento” por un instructor independiente, y donde el único que declaró en su contra fue un intendente designado apenas tres meses antes “a dedo” directamente por el alcalde de forma ilegal. Así lo ha declarado la sentencia del Juzgado número 7 de lo Contencioso Administrativo de Valencia de 21 de julio pasado, fallo que anula el citado nombramiento en comisión de servicios por no ajustarse a derecho.

En similares circunstancias, el Juzgado número 8 de lo Contencioso Administrativo de Valencia tuvo que anular varios decretos firmados por el alcalde de Burjassot por considerar que se había cometido una “injusticia y arbitrariedad” al privar al intendente principal jefe de las funciones que marca la Ley.

Según SIPROJEFES, hay más municipios en situaciones similares, lo que hace que la capacidad profesional de los jefes quede anulada y supeditada a los devaneos políticos de cada ayuntamiento. Por ello, Uclés defendió que las jefaturas las deben ocupar aquellos a los que, por su categoría profesional adquirida por los correspondientes procedimientos legales, les corresponde. Sin que puedan asignarse sus funciones a otros funcionarios de rango inferior dependiendo de sus mejores o peores relaciones personales o políticas con los alcaldes.

El incumplimiento de los ayuntamientos de lo dispuesto en la Ley en cuanto a la estructura de los cuerpos de policía establecidos en la Ley fue otra de las exigencias del presidente de SIPROJEFES ante la Comisión. Según Uclés, de nada sirve contemplar una estructura mínima en el texto legal si no se exige su cumplimiento, lo que imposibilita garantizar uno de los principales objetivos de la Ley, cual es el establecimiento de los criterios básicos para la coordinación de las policías locales y garantizar la homogeneidad de sus recursos personales”. Por ello, SIPROJEFES propone la creación de un comité de seguimiento para velar por que los cuerpos de policía local se ajusten a lo previsto en la ley en lo que afecta a estructura, funciones de las jefaturas, etc.

SIPROJEFES también manifestó su absoluto desacuerdo en que las Jefaturas de policía puedan ser cubiertas por el sistema de libre designación, según establece la nueva Ley, y advierte que las jefaturas serán ocupadas por aquellos mandos mejor “relacionados políticamente”. “Lamentablemente conocemos algún caso en que, determinados jefes o mandos fortalecen sus piernas recorriendo los pasillos de los despachos de dirigentes políticos en lugar de dirigir y organizar sus respectivas plantillas policiales”, manifestó Uclés.

Finalmente Uclés hizo hincapié en la necesidad de reducir varios de los seis órganos competentes en materia de Policía Local que prevé el borrador de la ley de coordinación, por carecer de sentido práctico y utilidad real, y ser en definitiva “agencia de colocación” de afines. En este sentido propuso la eliminación de Consejos Supramunicipales de Coordinación de las Policías Locales, el Observatorio de Seguridad de la Comunitat Valenciana, el Comité de Ética y Transparencia en la Actividad Policial de la Comunitat Valenciana, y sobre todo, eliminar el Comité de Asuntos Internos, por considerar que no existe la necesidad de crear un órgano para paliar un problema cuya magnitud se desconoce.

"Lo más preocupante es que según el anteproyecto de Ley, este comité actúa a instancias de la máxima autoridad del Ayuntamiento, un invento muy americano, pero que aplicado al modo de actuar de determinados ayuntamientos, el alcalde dispondrá de los llamados 'hombres de negro' para poner en la picota y cuestionar públicamente a las jefaturas o a los mandos antes de la resolución del correspondiente expediente. El descrédito de funcionarios policiales favorece el deterioro de la función pública, la arbitrariedad política y las decisiones corruptas", según el sindicato policial.

Fotos

Vídeos