Casi 90 peticiones de comparecencia, sin atender

J. B. VALENCIA.

La fase de participación ciudadana terminó ayer tras la primera y última sesión de comparecencias, que sirvió para dar voz a ocho ponentes pese a que se recibieron, según fuentes parlamentarias, hasta 96 peticiones para intervenir. Es decir, la inmensa mayoría se quedaron fuera. De las solicitudes, muchísimas provenían de padres y madres a título individual -muchos definiéndose como progenitores de alumnos «afectados»-, lo que da una muestra de que la proposición de ley genera debate.

Para poder participar era necesario solicitarlo y que alguno de los grupos parlamentarios eligiera al ponente (podían hacerlo con un máximo de tres). Teniendo en cuenta la mayoría de partidos del Botánico, llama la atención la configuración final de la sesión, con cuatro intervinientes abiertamente críticos con el proyecto (Anpe, Defensa del Castellano, Covapa y Concapa, todos impulsores de recursos contra el anterior decreto) y tres que le dieron el visto bueno, si bien con algún matiz.

En cuanto a los estudiantes, aunque no mostraron reparos a los porcentajes prefijados, sí pusieron pegas al proceso de elaboración del proyecto lingüístico de centro y reclamaron que si no se aprueba en el consejo escolar sea elaborado de nuevo dando participación al alumnado y a las familias, en lugar de que decida la administración. Además, fue llamativa la ausencia de la Confederación de Ampas Gonzalo Anaya, mayoritaria en la pública, que seguramente habría contrarrestado la corriente crítica manifestada por los representantes de los padres comparecientes.

También ha existido una fase de presentación de propuestas que serán trasladadas a los grupos para su toma en consideración. La Federación de Enseñanza de CC. OO. ha recurrido a esta vía, defendiendo el modelo único en cada centro y pidiendo más formación docente.

Fotos

Vídeos