El personal sanitario alerta de que la falta de sustituciones saturará las Urgencias

Sala de espera de Urgencias en un hospital de la Comunitat.
Sala de espera de Urgencias en un hospital de la Comunitat. / irene marsilla

Varios sindicatos denuncian las hay dificultades para disponer de médicos que puedan cubrir las vacantes durante el verano

LAURA GARCÉS VALENCIA.

La llegada del verano trae consigo la puesta en marcha del plan de vacaciones en toda la red sanitaria y los nuevos horarios de asistencia en los centros de atención primaria. La Conselleria de Sanidad ha dado a conocer el plan de vacaciones, pero distintos sindicatos lo cuestionan al considerar que las sustituciones previstas serán insuficientes. Esta circunstancia, unida a que los centros de salud cierran por las tardes, les lleva a advertir del riesgo de que las Urgencias hospitalarias se «pueden saturar».

Escasean los médicos. Y cubrir las vacantes se convierte en una complicación. Es el mensaje que la gerencia del Hospital La Fe trasladó hace unos días a la junta de personal, tal como apuntaron desde la sección sindical de CC.OO en este centro sanitario. Representantes del sindicato destacaron que se les comunicó que «no hay médicos para contratar». Esta circunstancia les lleva a mostrar su temor porque no se cubran todas las plazas y que ello derive en «retrasos» en la actividad asistencial con especial incidencia en Urgencias.

También el CSIF constató la dificultad para encontrar médicos de atención primaria y para unidades de Urgencias, algo que «puede llevar a saturar las Urgencias hospitalarias». Temen «un aumento significativo de estas atenciones» al coincidir esa circunstancia con la reducción del horario vespertino de los centros de salud. Dolly Prunés, vicepresidenta del área de sanidad del CSIF lamentó que «hay categorías profesionales que son de difícil sustitución, pero hay otras que no y tampoco se sustituyen». Según su criterio la realidad que describe «es general para todos los hospitales».

Cambiar de turno

El secretario general del sindicato médico CESM, Andrés Cánovas, también habló de la escasez de sustituciones. Consideró que uno «de los problemas más graves que se afrontan este verano es que no se sustituye al personal, incluso se ven situaciones en las que se hace cambiar de turno a los profesionales para puestos que no se cubren». Hizo hincapié en que «cada uno de los tres meses se va de vacaciones un tercio de los profesionales, pero no se llega a cubrir el 33% de los puestos».

Todas estas circunstancias le llevaron a concluir que se pueden desencadenar «problemas de calidad asistencial». Y al igual que CC.OO advirtió de las dificultades para encontrar profesionales, en particular facultativos «porque no existen médicos disponibles», algo que también se constatará en Urgencias, servicios donde «no se van a cubrir todas las plazas». A juzgar por las declaraciones de este representante sindical se trata de una situación «que afecta a toda la Comunitat» y también a muchas especialidades médicas, «no sólo Urgencias y primaria. Si no hay suficientes sustituciones en especialidades diagnósticas después del verano aumentará la lista de espera».

José Santamaría, representante de UGT en el Hospital Clínico, advirtió del riesgo de que se «saturen las Urgencias», también en este centro sanitario, si en esta unidad no se sustituyen todos los puestos y ante el cierre de centros de salud por las tardes. Jesús García, responsable del área de salud del mismo sindicato, habló en términos generales y reconoció que albergan el «temor» a la saturación.

Recordó que el presupuesto para la contratación de refuerzo y de personal para las sustituciones asciende a 53 millones. A la vista de esta cifra señaló que sólo «se va a sustituir a uno de cada cinco trabajadores durante las vacaciones». La dotación presupuestaria a ojos de UGT es «claramente insuficiente» para diseñar un plan de vacaciones con «mínimas garantías de mantener la calidad asistencial». García no dejó de recordar que «una cifra menor» a su apuesta «también influye en el aumento de las listas de espera».

Sanidad presentó un plan de verano que prevé una inversión de 53,3 millones de euros para atender las sustituciones de vacaciones del personal sanitario y los profesionales de refuerzo desplegados en las zonas de mayor afluencia turística. La conselleria señalo que supone un incremento de 942.296 euros (un 1,8%) respecto a 2016 y de 4,4 millones (un 7,1%) más que en 2015. Entre los programas de sustituciones y refuerzo con los que Sanidad planifica y adapta sus recursos a las demandas asistenciales particulares del periodo estival se contempla realizar 7.608 contratos. El 33% serán para personal de enfermería, 22,7% a auxiliares de enfermería y un 10,3% a médicos.

Más

Fotos

Vídeos