El personal reclama que el centro cuente con un protocolo específico

L. G. VALENCIA.

El malestar de la formación sindical CSIF generado por el contenido de la nota interna del Hospital Doctor Moliner con las medidas para evitar la fuga de pacientes, no sólo se explica por los pijamas de distinto color. La formación sindical menciona otras cuestiones que tampoco comparten y que también denunciaron en el escrito que el viernes presentaron ante Sanidad. La suma de críticas han llevado al representante de CSIF a reclamar que lo primero «que debería haber es un protocolo para estos casos».

También ha generado las críticas del sindicato la llamada que la dirección del centro sanitario realiza a través del escrito a «insistir al voluntariado en el acompañamiento de estos pacientes», algo que entiende la formación sindical que «desvirtúa su función social. A los voluntarios no se les puede pedir que actúen como guardias de seguridad; su función es afectiva, de acompañar a los enfermos».

La enumeración de quejas incluye que se haya dispuesto con respecto a las puertas de emergencias en todas las salas comprobar «en cada turno si la alarma suena». En ello ve el CSIF que los profesionales, igual que los voluntarios, «no pueden actuar como personal de seguridad». A Fernando García, representante del CSIF, no le parece «correcto ni acertado que el personal sanitario realice labores de comprobaciones de mantenimiento».

El delegado sindical también señaló que el hospital debería plantearse si este tipo de pacientes se pueden tener en un centro para enfermos crónicos. De hecho insistió en que «primero es ver si este tipo de pacientes con riesgo de fuga, que no quieren estar en el hospital, pueden o no estar ya que el Doctor Moliner no es una prisión o cárcel».

El conjunto de quejas incluye, además, que la puerta de los controles de enfermería esté abierta, ya que a juicio del delegado sindical del CSIF, de esa circunstancia se pueden derivar «robos o la desaparición de medicamentos». En referencia a los celadores asegura que es una «auténtica locura y despropósito» que estos profesionales se encuentren ejerciendo de «vigilantes cada media hora» y recuerda que hay «cámaras en todos los pasillos».

Fotos

Vídeos