La patronal desconfía del Gobierno y pide que fije ya la inversión del tren de la costa

Los gobiernos de la Marina y la Safor, el sector empresarial y los vecinos de ambas comarcas se manifestaron en favor del tren.
Los gobiernos de la Marina y la Safor, el sector empresarial y los vecinos de ambas comarcas se manifestaron en favor del tren. / Tino Calvo

Los empresarios de la Marina y la Safor recelan de las promesas de Fomento de impulsar el enlace ferroviario entre Gandia y Dénia

B. ORTOLÀ/R. ESCRIHUELA DÉNIA.

Las palabras del ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, durante su visita a Benissa asegurando que el Gobierno abre las puertas al tren de la costa han causado sorpresa en las comarcas de la Marina Alta y la Safor. Tanto el sector empresarial como el político han mostrado su prudencia sobre este cambio de dirección tomado por el ejecutivo central, tan solo un año después de calificar el proyecto de inviable.

Desde la patronal siguen desconfiando de las intenciones del gobierno de Rajoy, ya que «en los últimos años no hemos visto ningún tipo de progresos al respecto». Según la presidenta del Cercle Empresarial de la Marina Alta (Cedma), Sonja Dietz, el sector empresarial siempre ha mostrado su apoyo al nuevo tren de la costa. «Nunca hemos dado por perdido el proyecto ya que siempre hemos defendido su viabilidad y necesidad», explicó.

Un respaldo que quedó patente en mayo cuando el empresariado salió a las calles de Dénia acompañado de los partidos políticos, sindicatos y sociedad civil de ambas comarcas para reclamar que el anhelado tren sea una realidad cuanto antes.

Respecto a las declaraciones del ministro De la Serna, aseguró que «son bien recibidas siempre y cuando se den los pasos necesarios para conseguir el objetivo». Dietz afirmó que el siguiente movimiento del proceso debe darlo el Gobierno de España.

La presidenta de la patronal aseguró que el empresariado «está dispuesto a trabajar para traer el tren a la comarca». Para ello cree que es necesaria la creación de una plataforma que aglutine a todos los actores de la comarca, así como una comisión permanente dentro de la Xarxa d'Alcaldes, junto a los técnicos «para seguir apostando por el proyecto tan importante».

Los empresarios de la Marina Alta no son los únicos que desconfian de la nueva posición del Gobierno; la patronal de la Safor también mostró ayer el mismo grado de cautela.

Para Ramón Soler, vicepresidente de FAES (Federación de Asociaciones de Empresarios de la Safor), las del ministro de Fomento son unas declaraciones que sólo «creeremos cuando sean un hecho». «Cuando los Presupuestos Generales del Estado incluyan una partida para esta infraestructura ferroviaria, entonces comenzaremos a creer en ello», matizó Soler. Para el vicepresidente de la patronal de la Safor, «las palabras son un brindis al sol, una declaración más, pero cuando se verá si es verdad, es cuando sea una realidad». «La situación es muy complicada, pero ojalá sea así. Estaríamos todos muy contentos», señaló. Soler tambien considera que el proyecto por el que apuesta el Gobierno «se debería analizar».

De hecho, desde la patronal señalan que el Ministerio podría hablar exclusivamente de un enlace ferroviario entre Alicante-Benidorm, «una infraestructura con una línea de media distancia, y no un tren de cercanías, y tal vez esto no es lo que necesita nuestro territorio». Por este motivo, destacó Soler, que las declaraciones realizadas por el ministro De la Serna «son ambiguas».

Además del sector empresarial, los distintos gobiernos locales también se han pronunciado sobre las palabras del ministro. Tanto el alcalde de Dénia, Vicent Grimalt, como el primer edil de Xàbia, José Chulvi, afirmaron que «la pelota está en el tejado del Ejecutivo central».

Ambos lamentaron que no se plasmase «el compromiso del gobierno de Rajoy» en los presupuestos del Estado a pesar de que el PSOE propuso una enmienda para añadir una partida destinada al proyecto del tren.

Respecto a las diferencias entre los departamentos de la Generalitat Valenciana a los que aludió De la Serna en sus declaraciones, el alcalde de Xàbia afirmó que la actual conselleria «ha sido la única que ha demostrado interés por el proyecto del tren aportando el estudio de viabilidad».

La Generalitat presentó alegaciones contradictorias

El Ministerio de Fomento lamentó ayer que sea la Generalitat quien esté poniendo obstáculos al desarrollo del tren de la costa, el corredor ferroviario que discurrirá por el litoral entre Valencia y Alicante con conexiones con Gandia, Cullera, Dénia o Benidorm. El departamento que dirige Íñigo de la Serna hacía así referencia a las alegaciones presentadas por varios departamentos del Consell, que son contradictorias entre sí ya que son tanto a favor de la infraestructura como en contra.

En este sentido, el ministro habló de ello el lunes durante su visita a Benissa para la reanudación de las obras de la variante de la N-332. Tras ser preguntado por el estado de esta infraestructura ferroviaria, de la que hace ahora un año se presentó el estudio informativo, De la Serna desveló que hay «diferencias de opiniones» en la Generalitat que aún deben resolverse.

Por este motivo, el avance del proyecto del tren de la costa, reclamado por vecinos y administraciones desde finales de los setenta, se ha ralentizado a pesar de estar listos ya tanto el estudio informativo, correspondiente al ministerio, como el estudio económico y financiero, cuya elaboración asumió la Conselleria de Obras Públicas.

En este sentido, aunque el estudio de Fomento consideraba que el tren de la costa no era rentable, el ministro reiteraba el lunes que el objetivo del Gobierno central es "darle un impulso y continuar con la tramitación administrativa".

Al estudio informativo encargado en 2014 se presentaron 255 alegaciones, de los que 46 eran de organismos oficiales y 179 de asociaciones, agrupaciones de particulares o ciudadanos a título individual.

Fotos

Vídeos