Una patera con diez inmigrantes a bordo alcanza la costa de Santa Pola

Un agente de la Guardia Civil custodia la embarcación con la que el grupo de inmigrantes llegó a Santa Pola. / efe
Un agente de la Guardia Civil custodia la embarcación con la que el grupo de inmigrantes llegó a Santa Pola. / efe

Los ocupantes de la embarcación, entre ellos una niña discapacitada de tres años, aseguran ser de origen sirio

J. A. M./AGENCIAS VALENCIA/ALICANTE.

Aseguran ser sirios y haber viajado por el mar durante un día entero. Son las claves con las que trabaja la Guardia Civil en la investigación en torno a una nueva patera, la tercera de este año, llegada al litoral de la Comunitat. La pequeña embarcación alcanzó la costa de Santa Pola con diez inmigrantes a bordo, entre ellos una niña de tres años con discapacidad.

El hallazgo de la patera, de unos tres metros de eslora, se produjo en torno a las siete de la madrugada en una cala de Santa Pola del este. Según fuentes de Cruz Roja, en un primero momento fueron asistidas seis personas nada más producirse el desembarco. Poco después, sobre las diez de la mañana, la Policía Local de Santa Pola localizó en el centro de la población a otros dos hombres que procedían de la patera. Tres horas y media después, agentes de la Guardia Civil encontraron a otros dos inmigrantes.

La organización humanitaria indicó que todas las personas que viajaban en la embarcación presentaban un estado de salud «aparentemente bueno». Sin embargo, uno de los hombres fue trasladado al Hospital General de Elche porque tenía unas décimas de fiebre y síntomas leves de hipotermia.

Entre los inmigrantes, hay una niña de entre dos y tres años que viajaba en la embarcación con su madre. Padece una discapacidad psíquica y, aunque su estado general era bueno, el personal sanitario decidió igualmente trasladarla al hospital ilicitano para que un pediatra valorara su situación.

Una vez realizadas las primeras diligencias, la Guardia Civil trasladado a los inmigrantes al cuartel de Santa Pola. Allí, el personal de Cruz Roja les proporcionó ropa nueva, alimentación y artículos de higiene personal. Una vez interrogados con traductor, los inmigrantes aseguraron que todos poseen nacionalidad siria y que viajaron en la embarcación durante un día.

Tras la aparición de esta patera, la Cruz Roja de Alicante ha alertado de manera preventiva a todos equipos de atención a inmigrantes en la costa, pues no se descarta la posibilidad de que pudieran interceptarse más embarcaciones en las próximas horas.

L'Alfàs del Pi y Calpe

La patera que ayer alcanzó el litoral de Santa Pola es la tercera llegada en lo que va de año a las costas de la Comunitat y eleva a dieciséis el número de inmigrantes llegados por mar. Se suman los cinco viajeros interceptados el pasado 17 de abril en l'Albir, en l'Alfàs del Pi, y tres más que desembarcaron en un acantilado de Calpe el pasado 15 de mayo.

El pasado año, la cifra de inmigrantes que lograron alcanzar las costas de nuestra región fue de casi un centenar. La mayor oleada de pateras coincidió con los meses de verano. Muchos menos se registraron en 2015, cuando se detectaron 26 inmigrantes que llegaron a bordo de tres embarcaciones. El año anterior fueron 84 los que se jugaron la vida por tocar tierra valenciana tras viajar con once pateras.

Desde 2009, el litoral alicantino dispone de cuatro radares fijos y uno móvil del Servicio Integrada de Vigilancia Exterior (SIVE) para tratar de detectar las bandas de inmigración ilegal, narcotráfico y terrorismo. Estos radares se sitúan, de sur a norte, en Cabo Roig (Orihuela), el cabo de Santa Pola, Serra Helada (Benidorm) y el cabo de San Antonio (Dénia). Se suma uno más a bordo de un camión que es trasladado en función de las necesidades operativas de la Guardia Civil.

Fotos

Vídeos