El parque sufre más de 50 fuegos en 20 años

La Calderona. Vista de un paraje de la Calderona. / j. signes

Tras el desastre de Andilla y Cortes de Pallàs, el siniestro de esta semana ha sido el más devastador de las dos últimas décadas

DANIEL GUINDO VALENCIA.

Quemas agrícolas descontroladas, tormentas eléctricas, imprudencias y negligencias y la acción de los pirómanos llevan varias décadas poniendo en jaque al pulmón verde de la provincia de Valencia, el Parque Natural de la Calderona. En los últimos 20 años, este importante espacio medioambiental ha sufrido más de medio centenar de incendios sin que, todavía hoy, las administraciones hayan dado con la tecla para protegerlo definitivamente de las llamas.

El último fuego, que ha arrasado cerca de 400 hectáreas del parque natural (y casi 1.300 en total en la zona) supone uno de los más devastadores de las dos últimas dos décadas, sólo superado por el infierno vivido en el verano de 2012 con el incendio originado en Andilla (casi 20.000 hectáreas en total y que afectó, en parte, al parque natural) a raíz de una imprudencia por la quema de unos rastrojos. En el origen del fuego de esta semana, sin embargo, parece que está detrás un rayo latente.

De una envergadura similar a este último incendio fue el fuego registrado entre Serra, Náquera y Segart en agosto de 2004, provocado por la mano del hombre de forma intencionada. Alrededor de 720 hectáreas, buena parte en plena Calderona, fueron calcinadas.

Una quema de rastrojos incontrolada causó en febrero de 2014 otro importante incendio en este paraje natural. Se originó en Segorbe y arrasó unas 200 hectáreas. Apenas unos días después, un fuego mal apagado en una parcela privada de Gilet desataba un nuevo incendio, que arrasaba unas 70 hectáreas.

Para encontrar otro fuego de una envergadura también relevante hay que remontarse hasta 1997. Una posible negligencia al hacer fuego en una cueva (aunque nunca se acabó de descartar que pudiera ser intencionado) desató en julio un nuevo incendio en el entorno de la Vella (entre los términos municipales de Olocau y Serra).

Más reciente, en mayo de 2015, de nuevo una quema agrícola estuvo detrás de otro fuego en la Calderona. En esta ocasión se originó en el término municipal de Segorbe y afectó a 40 hectáreas.

También se han registrado incidentes que, aunque de menor envergadura, destacan por la causa de las llamas. En marzo de 2013, una quema de cables de cobre robados en Segart provocó que ardieran 20 hectáreas. El autor de los hechos fue condenado un año después. Asimismo, en octubre de 2006, el disparo de un castillo pirotécnico sin autorización de la Generalitat en un día de alerta máxima de incendios quemó dos hectáreas y media. Los responsables fueron enjuiciados.

Fotos

Vídeos