Los Papas y la discapacidad

El sacerdote José Manuel Montaner, autor de la investigación.
El sacerdote José Manuel Montaner, autor de la investigación. / LP

José Manuel Montaner plantea afrontar la situación con un modelo que vaya «más allá del mero asistencialismo»

L. GARCÉS

Valencia. La aportación de los tres últimos Papas a la defensa de las personas con discapacidad. Es el contenido sobre el que gira la tesis doctoral del sacerdote José Manuel Montaner, profesor de Doctrina Social de la Iglesia y capellán de la Universidad Católica de Valencia (UCV), según la institución académica. El estudio analiza la aportación de la Iglesia, sin olvidar que quedan asuntos por resolver y plantea su apuesta.

La investigación, dirigida por José Luis Sánchez García, vicerrector de Pastoral de la UCV, ha obtenido la máxima calificación: sobresaliente cum laude.

El autor, también párroco de Nuestra Señora de Lourdes de Valencia, analiza los documentos de Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco. En todos, a su juicio, la vida de las personas con discapacidad aparece como «un bien inmenso, tanto para la sociedad como para la Iglesia».

Estas conclusiones no han apartado al investigador de prestar atención a lo que echa en falta. Así, lamenta que la Iglesia «carece de un texto magisterial de primer orden dedicado a esta cuestión». En este contexto defiende que la discapacidad debe ser abordada desde distintas áreas del saber. Apuesta por la bioética, la filosofía y la teología. Considera necesaria «una fundamentación integral, tanto bíblica como teológica, que profundice en el carácter sagrado de la vida de las personas con discapacidad». Pero no sólo eso, reclama también una teología de la discapacidad no concebida como «mero asistencialismo».

Montaner ha estudiado 615 documentos del magisterio de la Iglesia, también de organismos internacionales, nacionales y autonómicos sobre derechos de las personas con discapacidad. De ese recorrido extrae que la Iglesia ha defendido «siempre la vida humana desde su concepción hasta su muerte natural, cuestión que considera difusa en la Convención Internacional de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de 2006». Propone revisar los contenidos de la Convención 10 años después de su publicación, «tarea a la que la Iglesia no puede permanecer ajena; más bien, ha de aportar todo el trabajo que realiza desde distintas instituciones, congregaciones, parroquias, colegios y movimientos».

Fotos

Vídeos