Las últimas lluvias aumentan el agua almacenada en la Comunitat, pero no acaban con la sequía

Estado del embalse de Contreras en enero. / Juanjo Monzó

Los embalses de la cuenca del Júcar ganan 31 hectómetros cúbicos en una semana y 15 los del Segura

Juan Sanchis
JUAN SANCHISValencia

El 9 de mayo de 2015 el Gobierno declaró que las cuencas hidrográficas de los ríos Júcar y Segura entraban en sequía. Casi se han cumplido tres años y la situación, lejos de mejorar, ha empeorado. En aquel momento los pantanos del Júcar almacenaban 1.624,53 hectómetros cúbicos de agua, mientras que en la primera semana de marzo de 2018 las reservas se situaban en los 898,25 hectómetros, un 55,25% menos.

El enfoque positivo es que la situación ha mejorado en las últimas semanas, una tendencia al alza que empieza ya a ser perceptible. Después de las últimas lluvias los pantanos han visto incrementarse sus reservas. El mes de febrero ha sido, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), muy húmedo. La precipitación acumulada fue de 49.5 litros por metro cuadrado, un 30% superior que la del promedio climático del periodo 1981-2010, cuando se situó en los 38,2 litros.

Los pantanos han empezado ya a notar una recuperación, aún ligera y que no permite dar por finalizado el episodio de sequía, pero sensible. Los embalses de la cuenca del Júcar almacenan 31 hectómetros cúbicos más que siete días antes.

Los grandes embalses en la cabecera del Júcar empiezan a notar la mayor afluencia de agua

Más importante aún es el hecho de que los embalses de Alarcón y Contreras, los más importantes de la cuenca, empiezan a recuperarse. El de Alarcón prácticamente ha incrementado la cantidad de agua almacenada en 10 hectómetros cúbicos después de semanas de pérdidas o de incrementos muy ligeros. En estos momentos se encuentran al 28,3% de su capacidad.

También el embalse de Contreras ha ganado cinco hectómetros cúbicos en una semana de forma que alcanza ya el 10,67% de su capacidad.

La recuperación en los pantanos ha sido generalizada en toda la cuenca, aunque todavía es muy débil. El pantano de Tous ganó en los últimos siete días un 2%, mientras que el de Arquillo de San Blas, en el sistema Turia, incrementó sus reservas en dos puntos y medio porcentuales.

Los embalses del Segura también experimentaron una ligera mejoría gracias a las lluvias y ganaron 15 hectómetros cúbicos en la última semana. Disponen de unas reservas de 201 hectómetros cúbicos.

Aún así, la situación de los pantanos que abastecen la Comunitat es muy grave. En el caso de los del Júcar se encuentran al 27,7% de su capacidad cuando hace un año estaban al 37,5% y almacenaban 1.255 hectómetros cúbicos, 357 más que en las mismas fechas de 2018. Los embalses del Segura, por su lado, están al 17,6%.

Los pantanos valencianos aún se encuentran en la peor situación de los últimos diez años

Los pantanos valencianos no se encuentran en una situación similar desde marzo de 2008. En ese momento, las reservas del Júcar se situaban en los 759 hectómetros cúbicos, al 22,5%.

La recuperación de los embalses en el conjunto del Estado como consecuencia de las últimas lluvias ha sido más significativa. Las reservas alcanzan ya el 46,9%, una cifra aún así muy alejada de las media de los últimos diez años.

Los embalses peninsulares registraron a principios del pasado mes de diciembre mínimos históricos, con apenas 20.400 hectómetros cúbicos que suponían el 36,5 por ciento de su capacidad, pero durante los últimos tres meses se ha registrado un progresivo incremento de esas reservas de agua hasta alcanzar, a principios de la semana pasada, los 26.307 hectómetros cúbicos.

Pantanos

Alarcón.
El pantano se encuentra al 28,35% de su capacidad, con 316 hectómetros, y ha aumentado sus reservas en 10 hectómetros en una semana.
Contreras.
El embalse se encuentra al 10,6% de su capacidad tras ganar cinco hectómetros.
Río Segura.
Los embalses han ganado 15 hectómetros gracias a las precipitaciones de las últimas semanas.

Restricciones

Ante la situación en la que se encuentran los pantanos del Júcar, la confederación hidrográfica ha convocado para la próxima semana una reunión de la junta de desembalse con el objetivo de aumentar las restricciones que se empezaron a aplicar en diciembre.

Actualmente la reducción está fijada en el 20 % en el sistema Turia, y el Júcar es del 10 % para aguas superficiales y del 20 % para regadíos mixtos. En cambio, la Confederación del Júcar tiene prevista ninguna restricción para el abastecimiento humano.

El Boletín Oficial del Estado, por otro lado, publicó el pasado miércoles la ley por la que se adoptan medidas urgentes para paliar los efectos producidos por la sequía. Entre otras medidas, incluye que el precio del agua desalinizada para riego no puede superar los 0,3 euros el metro cúbico, una reducción del coste de hasta tres veces su valor real. También apruebas exenciones o reducciones en el pago de algunas cuotas de la tarifa de utilización del agua y del canon de regulación.

Más

Fotos

Vídeos