Los pantanos que abastecen Valencia, en la peor situación de la última década

Situación en la que se encuentra el pantano de Contreras. / juanjo monzó

Los embalses continúan muy lejos de la media nacional, mientras que los del resto de España se recuperan gracias al temporal

J. S.

valencia. Las lluvias del pasado fin de semana no sirvieron para aliviar la situación de los pantanos valencianos. Al contrario de lo sucedido a nivel nacional, donde las precipitaciones han supuesto un respiro y han permitido que el nivel de las reservas se eleven hasta el 40,37% y los de 22.636 hectómetros cúbicos, los embalses de la Comunitat han experimentado una muy ligera subida y se sitúan todavía a 26 puntos porcentuales por debajo de la media nacional.

Según los datos ofrecidos ayer por el Ministerio de Medio Ambiente, los pantanos de la cuenca hidrográfica del Júcar se encuentran al 25,4% y los del Segura, al 14,6%.

Más preocupante es el hecho de que los embalses que permiten el suministro de la ciudad de Valencia se encuentran en la peor situación de la última década.

La ciudad de Valencia se abastece a partir de las aguas procedentes de los ríos Júcar y Turia. Ambos sistemas se encuentran en una precaria situación y los embalses apenas superan el 25% de la capacidad total de reserva. En estos momentos los pantanos que permiten el suministro a Valencia almacenan 580 hectómetros cúbicos, una cantidad que está ligeramente por encima de los 576 hectómetros cúbicos que almacenaban en el mismo periodo de 2009.

Tan sólo basta con observar el pantano de Alarcón, el más importante de toda la cuenca hidrográfica del río Júcar, que almacena 310 hectómetros cúbicos cuando su capacidad es de 1.118 (27,6%). En una situación similar se encuentra el de Contreras donde hay embalsados 86,3 hectómetros sobre un total de 852,4.

Los pantanos del sistema Turia se encuentran en una situación similar. Todos ellos se encuentran en el entorno del 25%. El principal es el de Benagéber que almacena 64 hectómetros cúbicos frente a los 221 que puede embalsar. El del Arquillo de San Blas tiene 3 hectómetros de los 21 de capacidad y el de Loriguilla, 19,3 frente a los 73,2.

Esta pasada semana los embalses españoles han sumado un total de 804 hectómetros cúbicos, el 1,4% de la capacidad total de los embalses. Pese a este aumento, el año 2018 comienza como el año del siglo con menos agua embalsada durante la segunda semana y solo ha sido superado por 1992, cuando en esta mismo periodo los embalses estaban al 39,99 por ciento del total, y por 1995, cuando aún estaban más bajos, al 37,93 por ciento de su capacidad, según datos facilitados a Europa Press por el Ministerio de Medio Ambiente

Con todo, los embalses tienen un 20,38 por ciento menos agua que hace un año y un 32,07 por ciento menos que la media de los últimos diez años.

Fin de las cubas

Las escasas lluvias que se dejaron sentir en la Comunitat Valenciana el pasado fin de semana no sirvieron para aliviar la situación en la que se encuentran los pantanos, pero permitieron normalizar los problemas que se han registrado en algunos municipios valencianos, como el del castellonense Ares del Maestre.

Esta localidad ha estado siendo abastecida con cubas de agua desde el mes de agosto. El episodio de lluvias ha permitido que se llenen los depósitos de agua y cuenten con reservas para atender las necesidades de los próximos tres meses, según destacó Abelardo Tena, alcalde del municipio.

Por otro lado, la Comisión Técnica de la Mesa del Agua reunida ayer en la Diputación de Alicante acordó solicitar un riego de socorro de 50 hectómetros cúbicos para la cuenca del Segura.

Fotos

Vídeos