«Las palmaditas en la espalda no pagan facturas»

Didier Dube, portavoz de Jusapol en la Comunitat Valenciana./LP
Didier Dube, portavoz de Jusapol en la Comunitat Valenciana. / LP

El portavoz de Jusapol en la Comunitat, Didier Dube, presenta una moción en Les Corts para lograr una equiparación salarial entre todos los cuerpos policiales

JOAN MOLANO

La asociación Justicia Salarial para la Policía (Jusapol) celebró una multitudinaria manifestación el pasado sábado en Madrid que comenzó en la Puerta del Sol y finalizó frente a la sede del Ministerio del Interior. El reclamo que más se repitió durante el recorrido de dos kilómetros y medio fue el de "¡equiparación ya!". La movilización contó con una notable repercusión mediática a nivel nacional y, según datos de la organización, reunió a 75.000 agentes de ambos cuerpos que no dan ya mucho más tiempo a las instituciones para hacer efectivas sus demandas. Entre ellos se encontraba Didier Dube, portavoz del colectivo en la Comunitat desde el pasado mes de junio. Atiende a LAS PROVINCIAS minutos después de haber presentado en Les Corts una moción para que "el primer grupo parlamentario que lo crea conveniente plantee en el pleno de la Cámara nuestras reivindicaciones".

Jusapol tiene un origen reciente, nació el pasado mes de febrero en la comisaría provincial de Palencia. Desde entonces su crecimiento ha sido exponencial en el resto de España (cuenta aproximadamente con 30.000 agentes inscritos en la Comunitat). Se trata de una organización formada por policías nacionales y guardias civiles que exigen que sus sueldos se igualen con los de Mossos d'Esquadra, Policía Foral y Ertzaintza. Una plataforma con fecha de caducidad, que, con la vitola de despolitizada -también se mantiene al margen de los sindicatos-, desaparecerá una vez que el Gobierno central tome en serio su mensaje y plasme en la ley sus peticiones. Mientras tanto, se mostrarán incansables en su lucha. “Estamos hartos de tanta tomadura de pelo y promesas incumplidas”, repite una y otra vez el portavoz autonómico de la asociación, al tiempo que recuerda que esta batalla comenzó hace casi 30 años. El principal motivo para que su nivel de hartazgo y el decenas de miles de sus compañeros que defienden la misma causa haya sobrepasado "todos los límites".

Las diferencias salariales

Didier tarda muy poco en poner encima de la mesa el dosier que argumenta su cruzada. Se trata de un estudio y propuesta sobre retribuciones y agravios comparativos entre cuerpos policiales españoles. Los documentos reflejan las diferencias salariales entre Policía Nacional y Guardia Civil con los cuerpos de seguridad autonómicos. Se echa las manos a la cabeza. Un Mosso d'Esquadra, en su categoría más baja, cobra al año entre 33.684 euros y 37.978 euros brutos, mientras que un miembro de la Benemérita recibe del Estado 24.525 euros y un policía nacional 24.524 euros. Al mes, un agente autonómico catalán percibe un salario de cerca de 2.400 euros netos frente a los 1.400 euros que se lleva a casa un miembro raso de los otros dos cuerpos de seguridad del Estado.

Imágenes de la manifestación de Jusapol en Madrid. / EFE

“La equiparación plena de todos los agentes que debe realizar el Estado asciende a unos 2.000 millones de euros, 400 millones más de los que destina en estos momentos”, señala Didier, quien quiere dejar "bien claro" que Jusapol “no tiene nada en contra de las policías regionales", es más, añade que "ellos también respaldan nuestras reivindicaciones” que parece que van a ser atendidas después de escuchar al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido. El dirigente popular anunció el mismo sábado, coincidiendo con la manifestación en la capital de España, que el Gobierno actual comenzará a equiparar los sueldos de los agentes a partir de los Presupuestos Generales del Estado correspondientes a 2018. La promesa se observa con recelo desde la asociación. Sus miembros están cansados de dar palos de ciego y esperan que el Ejecutivo, "como ha hecho antes, no eche mano de algún tipo de triquiñuela” a la hora de hacer efectivas las exigencias del movimiento policial. Una maniobra que explicará más adelante.

Moción en Les Corts

Didier se afana en poner en conocimiento de este periódico toda la problemática. Recuerda que tanto policías nacionales como guardias civiles ejercen su profesión “en todo el territorio nacional” y que cuando se requiere su presencia intervienen "sin preguntar al ciudadano si pertenece a una u otra comunidad autonóma”. Motivo por el que defiende que también los gobiernos autonómicos “deberían tomar parte en este problema de manera muy seria” y llama a hacer una reflexión: “Nuestra equiparación total cuesta 2.000 millones, que divididos entre 17 comunidades autonómas suman 117 millones por cada una, ¿supone mucho dinero?”.

Este lunes presentó varias mociones en el Parlamento valenciano, todas con el mismo contenido, dirigidas a los cinco grupos parlamentarios que lo integran. En el escrito se recogen las demandas de Jusapol mencionadas anteriormente, así como también que la equiparación salarial sea plenamente efectiva en un periodo de entre uno y tres años "como máximo", siempre y cuando el incremento salarial sea proporcional a su plazo de adaptación”.

Miembros de Jusapol protestan frente al Congreso de los Diputados.
Miembros de Jusapol protestan frente al Congreso de los Diputados. / EFE

La organización pide ayuda a Les Corts para que traslade al Gobierno central, al Ministerio del Interior y al de Hacienda “la existencia de un trato desigual e injusto” en la retribución de la Policía Nacional y la Guardia Civil. Por ahora, el representante de Jusapol sólo se ha reunido con la líder del PP valenciano, Isabel Bonig, aunque en los próximos días va a pedir más reuniones con el resto de partidos que cuentan con representatividad en el Gobierno autonómico.

“El gobierno actual y los distintos gobiernos de PP y PSOE han ido dejando que este asunto se pudra y se haya generado una deuda hacia nosotros desde el mismo momento en el que se crearon las policías autonómicas al no equipararnos”, asevera el portavoz de Jusapol en la Comunitat. “¿Se imagina cuánto dinero nos deben en concepto de diferencia salarial?”, pregunta. El pasado 27 de octubre, Didier también registró en el Ayuntamiento de Valencia una solicitud para que se debatiera en el pleno su situación.

"Sólo nosotros hemos sufrido la crisis"

La crisis económica, reconoce Didier, “sólo la hemos sufrido la Policía Nacional y la Guardia Civil mientras las policías autonómicas han seguido cobrando sus sueldos, pagas extra, horas, juicios...”, denuncia mientras muestra las copias de las nóminas reflejadas en el dosier. Su enfado va en aumento a medida que avanza la conversción y clama contra el gasto de más de un millón y medio de euros en telefónos móviles para los diputados nacionales o los casi cuatro mil millones para rescatar autopistas al mismo tiempo que a su colectivo se les da de lado. “Sin contar que la corrupción nos cuesta a los españoles 90.000 millones, 45 veces nuestra equiparación”.

“Ya basta de palmaditas y felicitaciones que no nos llenan la nevera ni pagan nuestras facturas. En el año 1995 nos tomaron el pelo con una ley marco, no vinculante, y vacía de contenido. En 2017 lo volvieron a intentar con una proposición no de ley que tampoco era vinculante e igualmente estaba vacía de contenido, sin plazos y con un bonito párrafo en el que se señala: 'Si la mejora presupuestaria lo permite, se acometerá el acercamiento de los sueldos de Policía Nacional y Guardia Civil al de las policías autonómicas'. ¡Y se piensan que somos tontos! No pararemos hasta ver en nuestras normas cómo desaparece esa diferencia salarial”, concluye.

Fotos

Vídeos