«MIS PADRES NO VOLVERÁN SIN ELLA», ASEGURA SU HERMANA

Una riñonera vacía y un teléfono móvil roto. Son los únicos objetos de Nathaly Salazar que, de momento, se han recuperado en poder de los sospechosos. Ni rastro de su palo de 'selfie', de los 500 euros que llevaba, de sus gafas, o de su cámara de fotos. Tampoco del cuerpo de la víctima, que ayer seguían buscando expertos en montaña, policías, perros adiestrados y hasta un helicóptero. Peinan las revueltas y caudalosas aguas del Vilcanota en época de lluvias. «Mis padres no volverán sin ella», aseguró Tamara Salazar, hermana de la víctima. «Saben que si regresan, el caso caerá en el olvido y necesitamos encontrarla para poder acabar como sea con esta pesadilla».

Fotos

Vídeos