Padres ven falta de respeto en la respuesta de Vicent Marzà al TSJ por el plurilingüismo

El conseller de Educación, Vicent Marzà, y el secretario autonómico Miquel Soler. / Damián Torres
El conseller de Educación, Vicent Marzà, y el secretario autonómico Miquel Soler. / Damián Torres

Familias y directores de centros arremeten contra Educación por el escrito en el que justifica que sí ha paralizado el decreto: «Disfraza la realidad»

DANIEL GUINDO VALENCIA.

«Nueva tomadura de pelo», «falta de respeto», «absoluto disfraz de la realidad», «desfachatez», o «ambigua e indefinida» son algunos de los calificativos empleados por padres y directores de colegios para describir la contestación que la Conselleria de Educación ha dado al Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Comunitat, respuesta en la que trata de justificar que sí ha suspendido el decreto del plurilingüismo, tal y como le ordenaba el auto judicial de finales de mayo. Con el escrito, presentado el lunes por la Abogacía de la Generalitat, el departamento de Vicent Marzà venía a responder al requerimiento del tribunal, que le daba un plazo de cinco días para que aclarara qué medidas había adoptado para ejecutar la paralización del decreto, suspendido cautelarmente hace casi dos meses, y para que aportase también los nombres de los cargos responsables de llevar a cabo esta suspensión, con el objetivo de exigir responsabilidades en el caso de que se apreciara desobediencia.

En el documento, Educación detalla distintas acciones relacionadas con los planes de actuación para la mejora de los centros educativos (dejar sin efecto los criterios de priorización que permitían a los centros solicitar recursos docentes adicionales en función del nivel plurilingüe autorizado) o las estancias en Reino Unido e Irlanda del profesorado (también eliminando los criterios de priorización), entre otras cuestiones.

Sin embargo, en lo relacionado con lo que realmente preocupa a los padres y a la comunidad educativa, que es la aplicación de este decreto en la formación de los escolares, especialmente a través de las instrucciones de inicio de curso, Educación apunta que se ha eliminado cualquier referencia al decreto paralizado. Y, en este punto, es donde surge la polémica, ya que los borradores de estas instrucciones ya contemplaban que no iba a haber variación en los proyectos lingüísticos pese a la medida judicial, pues dejaban claro que los centros tendrán que aplicar los que tienen autorizados, y éstos son los que, precisamente, se adaptaron al decreto plurilingüe en marzo, antes de la suspensión cautelar (de finales de mayo).

Sobre ello, la presidenta de la delegación valenciana de la Confederación Católica Nacional de Padres de Alumnos (Concapa), Julia Llopis, aseveró ayer que, por tanto, se sigue haciendo referencia al proyecto plurilingüe de cada centro que se ha aprobado en base al decreto. «No sé si piensan que la gente es tonta», se preguntó.

Desde la asociación Idiomas y Educación. Por el derecho a elegir lenguas en educación (formada por padres de la provincia de Alicante) indicaron que es una «desfachatez y una falta de respeto de la Generalitat decir que cumple la suspensión del plurilingüismo», por lo que insistieron que la conselleria no lo acata y no da «instrucciones concretas para que los directores puedan tomar las decisiones correctas». «Se avecina un inicio de curso de incertidumbres, inseguridad y denuncias a los directores, ya que ahora son ellos los que tienen que interpretar qué procedimientos deben aplicar», auguraron.

En esta línea, Vicente Morro, portavoz de la Mesa por la Educación en Libertad, cree también que no se está aplicando la suspensión del decreto, ya que la conselleria «no ha modificado nada de lo ya hecho y, sobre todo, se han negado a dar instrucciones concretas a centros y familias, o a realizar un nuevo proceso de matrícula a pesar de la modificación de condiciones».

Eva Tena, de la asociación para la Defensa del Castellano, apunta que la respuesta del Consell es «un absoluto disfraz de la realidad», ya que hay colegios donde se ha eliminado completamente la línea en castellano. «Se están basando en salirse con la suya y saltarse a la torera las medidas cautelares. No queremos tomaduras de pelo», advirtió.

Desde el punto de vista de los directores de colegios, Raúl Almonacid, delegado de Educación del CSI-F, apuntó que, con la respuesta, «no se soluciona nada, porque todavía sigue muy ambiguo, ya que a los directores no les ha llegado ninguna notificación para que apliquen un modelo u otro.

Desde el sindicato USO-CV también lamentaron que desde Educación «no están cumpliendo, están dando largas, tirando balones fuera y dejando el tiempo pasar». «Están intentando poner en marcha todo lo que puedan para que luego no haya marcha atrás», criticaron.

Y todavía faltan por resolver otros recursos

Los servicios jurídicos de la Generalitat van a tener más trabajo este verano, puesto que el Tribunal Superior de Justicia no ha resuelto los recursos interpuestos por el sindicato CSI-F contra el citado decreto por, supuestamente, vulnerar derechos fundamentales. También deberán afrontar la decisión judicial última sobre los recursos interpuestos por la Diputación de Alicante (que ha propiciado la suspensión cautelar), el sindicato USO y la asociación Defensa del Castellano, que se sumaron al de la corporación provincial alicantina. Por tanto, se avecina un verano y un inicio de curso, cuanto menos, inestable para la Conselleria de Educación.

Fotos

Vídeos