Padres exigen en Les Corts poder elegir la lengua de enseñanza de sus hijos

Vicent Mauri, del Stepv, durante su intervención en la comisión de Educación. / inma caballer
Vicent Mauri, del Stepv, durante su intervención en la comisión de Educación. / inma caballer

Familias, docentes y alumnos critican que no se les haya consultado para elaborar el proyecto de ley que regula el nuevo modelo plurilingüe

JOAQUÍN BATISTA VALENCIA.

La comisión de Educación de Les Corts acogió ayer un trámite fundamental de la futura ley de plurilingüismo: la fase de participación ciudadana, que permitió que ocho ponentes dieran su punta de vista o presentaran sus propuestas de cara al nuevo modelo lingüístico de las escuelas.

Tras cinco horas de sesión se pudo concluir que el consenso político en esta temática es más que difícil y destacaron algunas ideas comunes. Los representantes de las familias que intervinieron coincidieron en exigir libertad de los padres para elegir la lengua de enseñanza de sus hijos, y la inmensa mayoría de los ponentes, con excepción de los dos académicos seleccionados, criticaron la falta de participación en la elaboración de la proposición de ley.

La normativa llega tras los varapalos judiciales al decreto de plurilingüismo de 2017, derogado sin que haya llegado a aplicarse, y en síntesis fija unos porcentajes mínimos de exposición a cada lengua: castellano, valenciano e inglés. Eso sí, señala que la administración «promoverá» que los centros impartan el 50% del tiempo lectivo en la lengua propia y el 25% en inglés a través de recursos docentes e incentivos.

El verbo no es casual y ayer fue fuente de conflicto. Los partidos del Botánico (PSPV, Compromís y Podemos) defendían que la ley no obliga y deja libertad a los centros a la hora de elaborar su proyecto lingüístico dentro de los mínimos y que se pretendía fomentar la lengua minorizada, mientras que la oposición -PP y Ciudadanos- desconfía de las intenciones de la norma. Desde el segundo se preguntaban ayer cómo se llevará a la práctica y si supondrá presiones a los centros. Y los populares, por su parte, consideran que la ley busca la sustitución del castellano por el valenciano en las zonas donde es mayoritario.

En cuanto a la idea central de los padres, el primero en defenderla en base al orden de comparecencias fue Ramón López, presidente de Covapa, que representa a unas 700 Apas. «Reivindicamos el derecho a elegir lengua vehicular, no hay ningún país donde no se pueda estudiar en la lengua materna si esa lengua es oficial del Estado», dijo antes de matizar que su exigencia se refiere a las dos de la Comunitat. «Queremos elegir con todo el derecho a equivocarnos la lengua en la que nuestros hijos reciben el currículum, y que sea la más cercana a su contexto sociolingüístico», señaló.

Por su parte Eva Tena, presidenta de la Asociación para la Defensa del Castellano de la Comunitat -que agrupa tanto a padres como a otros colectivos profesionales-, dijo que los objetivos de un centro pasan por «garantizar el éxito y reducir el fracaso escolar, y para eso es fundamental que se estudie en la lengua materna, sea mayoritaria o minoritaria». Para la asociación la intención real de la ley es «la inmersión gradual en todas las zonas lingüísticas».

Además, Julia Llopis, presidenta de Concapa CV, confederación de familias mayoritaria en la escuela concertada, exigió que se «respete el derecho a elegir modelo de enseñanza, y eso incluye la lengua vehicular», y dijo que no aceptan «modelos únicos como el que se desprende del proyecto de ley».

En la fase de participación también intervinieron Vicent Mauri en representación del Stepv, el sindicato docente mayoritario en la escuela pública, Laureano Bárcena, presidente del sindicato Anpe CV, y Sergio Olmo, de la Federación Valenciana de Estudiantes (Faavem), cuyas propuestas fueron pactadas con Asvaes, la otra entidad estudiantil con representación institucional. Todos, además de los ponentes ya citados, coincidieron en criticar la falta de participación en la elaboración del proyecto de ley.

Los partidos del Botánico defendieron que con las comparecencias se estaba permitiendo y pidieron que se les facilitaran aportaciones para estudiarlas. Hasta hubo una disculpa de Compromís. En este sentido Alonso pidió que la proposición pase por el consejo escolar valenciano como una manera de fomentar la participación, y Llopis dijo que lo correcto habría sido crear comisiones de trabajo para pulir el borrador antes de tramitarlo. Ciudadanos y PP también criticaron esta cuestión.

Más

Fotos

Vídeos